Patricia Bullrich se pinta la cara y convoca a la tropa en el Club YCO de Olivos

Lo hará junto a Luciano Laspina, Javier Igaucel y Gerardo Millman con el objeto de bajarle línea a la militancia PRO

Foto archivo: Jorge Macri y la ex ministra


Sin que nuca dejará de pintarse la cara desde sus años como militante de la Juventud Peronista a la fecha, en el mejor de los casos cambia de maquillaje según la ocasión, la presidenta de PRO Patricia Bullrich estará reuniendo a la tropa de la 1ª Sección Electoral en el club Náutico YCO de Olivos, Alberdi 315.


La ex funcionaria de varios gobiernos y clara labradora de la grieta nacional que supo tener sus amoríos políticos con Jorge Macri hasta que el intendente de Vicente López engrosara las filas de Larreta -lo que no significa ruptura-, convocó a un plenario para el lunes 12 en el mencionado club.


De acuerdo con lo dispuesto por los y las organizadores, el plenario tendrá una extensión de más de 5 horas de debate interno. Para esto, la participación de Luciano Laspina, el intendente de Capitán Sarmiento y falaz denunciador sobre la causa Vialidad, Javier Iguacel, y el diputado Gerardo Millman, serán los encargados en disciplinar a la tropa.

El cierre corre por cuenta de la ex Montonera que, al decir por algunos de los organizadores, utilizará el escenario para ratificar su vocación de ser presidenta enfrentado, llegado el caso, a Horacio Larreta y al propio Macri tal cual señaló en declaraciones radiales.

Pero sobre todo, Patricia Bullrich volverá a cargar contra el gobierno nacional con su virulenta verba y agrietando lo más posible el arco político. Si el debate político pasa por la dirimir entre dos modelos claramente opuestos, queda claro que la exministra prefiere profundizar las contradicciones antes que buscar mecanismo de tolerancia y respeto en la diversidad. Queda claro que no busca mínimos consensos y acuerdos que permita, por ejemplo, en el plano legislativo dabatir y llegado el caso sancionar leyes que beneficien el interés de la población. Muy por el contrario, desde el PRO niegan todo tipo de tolerancia o sana convivencia con el Frente de Todos. No por casualidad, obstruyen y ponen cuanto palo en la rueda pueda instalar en el Congreso. Tanto que no quisieron votar el presupuesto 2022.