Para Sebastián Galmarini los concejales del macrismo actúan como empleados de escribanía

La concejal Soledad “Pupi” Durand recurrió al Tribunal de Cuentas para denunciar "irregularidades en la Rendición de Cuentas", que no fue tratada en el HCD

Foto archivo


Con un marco electoral en que las urnas podrán ratificar o rectificar la construcción de dos modelos políticos claramente antagónicos, en San Isidro el termómetro cobra temperatura. A la ya caldeada interna de Juntos por el Cambio, donde Facundo Manes en claro gesto de perdedor comicial no logra subir al ring a su rival Diego Santillo, el dirigente y conductor del Frente Renovador-Frente de Todos de San Isidro, Sebastián Galmarini le acaba de poner un listón al cuestionar al intendente Posse “por no lo cumplir”, y tampoco aprobar “la controvertida Rendición de Cuentas”. En la misma sintonía, la concejal María Soledad “Pupi” Durand (FR-FdT) acaba de presentar una denuncia formal ante la Delegación del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires, en torno a las “irregularidades en el tratamiento de la Rendición de Cuentas” y al mismo tiempo “solicitó el reenvío del expediente al HCD de San Isidro” .


Galmarini, a modo desenmascarar el discurso sobre el cual el macrismo ha montado todo su derrotero, “mentir y utilizar un doble discurso”, cuestionó por redes sociales al intendente y el bloque de Juntos por el Cambio por cargarse la boca de palabra fuertes como “Republica, Democracia, Transparencia, Monarquía, Amor Por Las Instituciones, y como vemos, acá, en San Isidro sucede todo lo contrario”. Al ser consultado, el peronista no dejó pasar por alto mencionar que “el bloque possista actúa como una escribanía del Departamento Ejecutivo, no hacen nada sin consultar, esquivan todos los debates que propone la oposición”.


Por su parte, Duran dijo:“es inconcebible que el possismo siga despreciando la transparencia y el control de los recursos que pagan nuestros vecinos y vecinas con tanto esfuerzo, solo para eludir el control del Concejo porque está en campaña política”.


“Primero demoró 3 meses en enviarla, la mandó porque también denuncié en el Tribunal de Cuentas en ese momento y ahora, en pleno tratamiento y dentro del plazo legal, arbitrariamente y sin notificar a nadie enviaron el expediente al Tribunal de Cuentas dándolo por aprobado tácitamente, cuando los plazos no habían vencido. Esto que para el intendente puede ser una “viveza criolla”, para la transparencia, la institucionalidad y el principio republicano de gobierno, resulta realmente lamentable y esperamos que se revea esta decisión” finalizó la concejal massista.


Uno de los temas de fondo que gira en torno a la Rendición de Cuentas y otros abordajes complejos como Presupuestos, es que el oficialismo municipal no cuenta con mayoría amplia para imponer criterio sobre tablas. Esto podría acarrearles perder la votación.