Massa con menú a la italiana, en especial, a la siciliana

Mientras anunciaba el lanzamiento de un bono alimentario, en diputados, lograba acuerdo para aprobarse el Presupuesto. En paralelo, el Banco Central seguía sumando dólares. Superávit de exportaciones. Salarios y remarcaciones de precio, asignaturas pendientes


El ministro Sergio Massa está cerrando una semana que bien podría definirse, en términos contables, con saldo a favor. Así como, junto a Fernanda Raverta, titular de la ANSES, anunciaba el lanzamiento de un Bono de Refuerzo Alimentario de 45 mil pesos para adultos sin ingresos, el otro peldaño provenía del Banco Central y del saldo exportable que volvió a marcar superávit. Además, obtuvo, por parte de diputados, propios y opositores, la pronta sanción del Presupuesto 2023 El menú de medidas fue acompañado por el Plan Ahora 30, y Ahora 42, destinado éste último a jubilados. Planes en que el gobierno nacional, aplicando recetas exitosas contrarias al modelo liberal que todo deja librado al mercado, destina importantes recursos económicos permitiendo mover la producción, en este caso de electrodomésticos, generando mayor ocupación laboral, mayor empleo, más recaudación tributaria, y fundamentalmente, garantizar una mejor calidad de confort para la población. La que todo trabajador se merece en un país que registra índices de desocupación muy por debajo a lo dejados por el gobierno de Juntos por el Cambio: 11,5%; hoy 6,3%. Y mientras el sector productivo continúa sumando productividad


De este modo, y al mejor estilo italiano -Massa, hijo de inmigrante siciliano- en que el menú suele tener primo piatto, secondo y terzo, logra cerrar una semana más que positiva. Sin embargo, aún queda por presentar el postre: alinear salarios con la voracidad remarcadora de pecios. Tema este que no es ni más ni menos que definir cómo se distribuyen la riqueza en un país que la sigue generando y, sin embargo, la gran masa salarial se ubica por debajo de la línea de pobreza y de poder satisfacer todas las necesidades sociales.


Todo esto se da mientras el gobierno del Frente de Todos no logra institucionalizar la alianza gobernante que permita articular políticas ordenadas y planificadas. Si bien Sergio Massa tiene y mantiene una aceitada y diaria relación con el denominado kirchnerismo, Cristina y Máximo Kirchner en particular, cierto es que el presidente poco y nulo diálogo con este sector. De ahí la importancia que adquiere el juego del tigrense.


En cuanto al bono, el mismo se pagará en dos cuotas de 22.500 pesos en noviembre y diciembre y viene a tratar de contener la delicada situación socioeconómica, marcada por la aceleración inflacionaria que recorta posibilidades de consumo en buena parte del abanico de los trabajadores, con consecuencias dramáticas en los segmentos de mayor precariedad.


Los requisitos para acceder al bono es tener entre 18 y 64 años y no poseer trabajo registrado ni ingresos de ningún tipo. El beneficiario tampoco puede ser titular de ninguna prestación (jubilación, pensión, Asignación Universal por Hijo, Asignación por Embarazo, Asignaciones Familiares, Progresar, Desempleo, Potenciar Trabajo, entre otra) y no debe contar con Obra Social o Prepaga. De igual forma, para obtener el refuerzo la persona no debe tener bienes registrados a su nombre. "Se cruzará información con otros organismos para evaluar la situación socioeconómica", aclaró la titular de la Anses.


En cuanto a las reservas del Banco Central se incrementaron, ayer, en USD 702 millones por el ingreso de un crédito del BID gestionado por el ministro de Economía, Sergio Massa, durante su reciente viaje a Washington.


Asimismo, el BCRA se hizo este jueves de uSD 5 millones y acumula 4 jornadas consecutivas de compras en el mercado oficial de cambios.