top of page

La gran estafa de Milei que se empeñan en ocultar

El ciudadano de a pie, el comercio barrial, las PyMes, empleados y profesionales ven diluir salarios e ingresos mientras los tarifazos avanzan a pasos agigantados. El ajuste lo paga "la casta".


A  poco más de 100 días del gobierno de La Libertad Avanza, quien en nombre de una propuesta electoral votada masivamente puso en marcha el modelo ideológico (anarcocapitalista), una gran porción de la población comienza a sentir en sus bolsillos la gran estafa perpetrada por Javier Milei con la anuencia de Juntos por el Cambio. Así como el ciudadano de a pie, el comercio barrial, las PyMes, empleados y profesionales ven diluir salarios e ingresos mientras los tarifazos avanzan a pasos agigantados, no menos caótica es la situación en materia de recaudación impositiva.


La crisis comienza a mellar y a hacer estragos. Abril arrancó con un nuevo fárrago de ajustes que no hace más que arruinar expectativas, ilusiones y el bolsillo de la clase media y de sectores vulnerables. Milei, como si fuera el gran títere de un par de empresarios, lleva adelante su fundamentalismo sin ahorrar diatribas, agravios, maltratos e insultos a quien ose cuestionar su modelo. Lo hace ante la impasividad de jueces y una oposición que no lograr articular ideas que alienten un camino de salida a semejante modelo que promete sólo alegría para un puñado de millones de personas. El resto, más de 40 millones, la pasará mal.


Un modelo (anarcocapitalista, algo así como la derecha del neoliberalismo), está basado, entre otras cuestiones, en consolidar un país sin sentido de patria, soberanía y respeto a valores institucionales y democráticos. Quienes comulgan con este modelo, teoría que nunca se llevó a la práctica debido a su inconsistencia y contradicciones técnicas, políticas, sociales y económicas, entienden, por ejemplo, que “los impuestos son un robo, pura y simplemente... Es una confiscación obligatoria de la propiedad de los habitantes o súbditos del Estado". Milei se cansa de argumentar de manera irresponsable que el “Estado te roba cobrando impuestos”. Abonando esta postura, el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, José Espert, convocó a no pagar impuestos. Las alarmas nacionales e internacionales frente a tamaña locura no tardaron en encenderse. Hasta el propio FMI, reconocido usurero internacional, no sólo objetó esta definición. También cuestionó el ajuste por considerar que éste traerá conflicto social. Por ende, la caída de la producción, el trabajo y despidos masivos. Cuestiones esas que ya han comenzado a producir estragos en el andamiaje social y económico.


El deterioro que está sufriendo la clase media y el sistema productivo es evidente, contundente e irrefutable. Datos del gobierno, por caso AFIP( caida de recaudación impositiva), al igual que los elaborados por sectores productivos -CAME, APYME, UIA, productores agropecuarios, industria automotriz, por caso-, dan cuenta de que aquella promesa de La Libertad Avanza y Juntos por el Cambio de que el costo lo pagaría “la casta”, resulta, a la luz de los acontecimientos, una gran mentira. Gobernadores e intendentes de todos los colores  políticos, al igual que el sector productivo, ven que las medidas y políticas nacionales basadas en un terrible ajuste y constantes tarifazos dañan la producción nacional dejando a la clase media y a sectores más vulnerables en plena decadencia.


Acindar, producto de la crisis, paralizó sus plantas industriales en todo el país. Es la primera vez que sucede


 "Los impuestos son un robo, pura y simplemente... Es una confiscación obligatoria de la propiedad de los habitantes o súbditos del Estado". El Principio de No Agresión (PNA) es un principio libertario que defiende que a todo ser humano se le concede derechos naturales e inalienables, incluido el derecho a la vida, la libertad y la propiedad. Cualquier forma de "agresión" contra un individuo o sus derechos de propiedad es fundamentalmente inaceptable y, en consecuencia, el Estado coercitivo no puede tener cabida en un mundo libre.


Dentro de este marco, que ratifica quiénes se benefician y quiénes pierden en esta locura de los hermanos Milei y sus socios de JxC, desde el 1° de abril un nuevo manotazo a los bolsillos de la gente, de la población, acaba de ser perpetrado a instancias del gobierno nacional.  


*Los usuarios de la tarjeta SUBE que no la tengan registrada pagarán más caro los boletos en AMBA.


*Las tarifas del transporte público en colectivos se irían de $270 el mínimo, a unos $460, un 70%. Mientras, en el caso de los trenes metropolitanos, el aumento de la tarifa mínima ascendería desde los $130 a los $260, el doble.


*Las empresas de medicina prepaga se preparan para autorizar un nuevo incremento en los planes a partir de abril debido a un nuevo impuesto que dispuso el gobierno actual. Se estima que las subas rondarán entre 16 y 19%.


*Gas, luz y agua también acompañan los nuevos tarifazos con valores que parten desde un 200% a un 350% de aumento. De este modo, explican especialistas, a la mayoría de las facturas la gente deberá multiplicar por 4/5 veces su anterior valor.


Como queda expuesto, el ajuste lo realiza el ciudadano de a pie, la gente, la población que trabaja y produce y paga religiosamente sus impuestos y tributos. Mientras tanto, el intolerante y agresivo presidente Milei sostiene que el modelo fundamentalista fue votado masivamente, “yo no mentí, la casta paga el ajuste”.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page