La cumbre macrista no arrojo certezas, pero reina la necesidad de volver al mostrador del poder

Las máximas autoridades de Juntos por el Cambio, sin la presencia de Patricia Bullrich y Vidal, comenzaron a desentrañar la compleja interna. Jorge Macri insitió con su postura: nada de capitalinos


La reunión cumbre celebrada, ayer, por los principales dirigentes de Juntos por el Cambio, terminó siendo relevante, no por lo que se dijo, sino por lo que se silenció y lo que quedó en el tintero. La necesidad de regresar al poder y así estar nuevamente de los dos lados del mostrador, hizo que el encuentro en el Galpón Milagros se presentara como una reunión tensa donde privó el espíritu de unidad. Aun cuando dirigentes como Jorge Macri, presidente del PRO Buenos Aires, insiste definir candidaturas recurriendo a las PASO. Esto es si la intención es machacar con que el vice de gobierno porteño, Diego Santilli, encabece la lista de diputados nacionales.


Participaron del encuentro, Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, los radicales Alfredo Cornejo, Gerardo Morales; el lilito Maximiliano Ferraro, y Miguel Angel Pichetto, entre otros popes partidarios. Embroncada y molesta, Patricia Bullrich no asistió: teme que la bajen de la candidatura en CABA. Jugada en la cual Mauricio Macri estaría operando a fin de evitar un enfrentamiento mayor con Larreta que no digiere a que la ex ministra encabece la lista.


Y si de molestia se habla, Jorge Macri ratificó, en el Galpón Milagros, que además de no bancar la irrupción “irrespetuosa” e “intempestiva” de Larreta en tierras provinciales al pretender imponer a Diego Santilli como candidato, dijo que todo se podría resolver PASO mediante. Prendido de dicho argumento, el furgón de cola de Juntos por el Cambio, la UCR, insiste con la figura de un desconocido, sin compromiso social manifiesto y nulas definiciones políticas públicas, como resulta Facundo Manes. Si hay repartija de cargos no nos dejen afuera, parecen decir Negri , Cornejo y los demás radicales. No así otros “boinas blancas” por caso Gustavo Posse y Martín Lousteau en CABA quienes pretender dejar atrás el “servilismo” y “sumisión” a la cual fue objeto la UCR hasta la fecha por parte del macrismo.


Maximiliano Abad, presidente de la UCR de Bs.As, y Andrés de Leo (CC), al igual que Jorge Macri, coincidieron en que la necesidad de que las estrategias electorales provincial sea difundida por dirigentes del territorio. Una clara estocada para Larreta y Vidal, que no asistió a la cumbre fue Vidal por encontrarse en cuarentena tras el regreso de un viaje al exterior. Vale mencionar que Larreta viene de sostener una importante reunión con intendente del PRO, en su gran mayoría ligados al Grupo Dorrego -aquel que creara e impulsara Jorge Macri- presentando a Diego Santilli como la cabeza de desembarco en la provincia. Detrás de dicho desembarco, subyace un proyecto político que tiene como objeto consolidar a Horacio Larreta como candidato a presidente en el 2023.


El tema que quedó dando vuelta y no termina de cerrar es la figura y rol de Mauricio Macri. Mientras un sector abona e insiste que sigue siendo el líder del espacio y como tal resultaría un buen candidato en el 2023, el sector que responde a Larreta y buena parte de la UCR, aquella que no fue invitada, apuesta a otro recorrido.

Por lo pronto, la cumbre no sacó definiciones concretas en cuanto a internas se refiere. Todo quedó en la nada. Nadie pudo definir cómo se determinara, a ciencia cierta, la gran batalla en CABA y Buenos Aires. Todos y todas quieren ser, no hay tantos lugares en la lista. Nada se habló de propuestas superadoras para el país.

ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg

Categorías

300x250.gif