Javier Milei, el hijo que Cambiemos niega y el poder real alienta, quiere una interna con Macri

De manera más descarnada anuncia despidos masivos, tarifazos, cierre de escuelas y apertura indiscriminada de importaciones, todo lo que hizo el macrismo. Además, a modo de perturbar la paz ajena, quiere ir a interna con “el ingeniero Macri, si pierdo lo acompaño”.


Por: Tano Armaleo.- Que la dirigencia de Cambiemos, muy a pesar de Mauricio Macri y Patricia Bullrichy y varios más, le haya puesto dique de contención a Javier Milei, horrorizados por lo que dice y promete y sobre todo por temor a que le “cope la parada”, pone en evidencia la hipocresía y contradicciones con las que carga la derecha Argentina. Si bien, ideológicamente Cambiemos no dista del pensamiento de Milei, cierto es que por cuestiones electorales han optado por desdeñarlo.

Por otra parte, y en tren de perturbar la paz ajena, el excéntrico dirigente político quiere ir a interna con “el ingeniero Macri” y asegura que “si pierdo, lo acompaño”. Lo que demuestra que tiene todos los vicios de lo que él cuestiona: hipocresía y doble discurso.


Los une el “amor” por “destruir al kirchnerismo”. En realidad, desde hace 80 años intentan aniquilar al Justicialismo. Lo dicen en canto escenario y oportunidad se les presenta

Mientras Milei habla con brutal honestidad y muestra una falsa rebeldía al punto de erizar la piel de todo aquel que comulgue con valores y principios democráticos y respeto a las instituciones, Cambiemos suministra -como lo hizo durante todos estos años- la misma pócima a su electorado solo que con anestesia. Desde sus inicios Cambiemos viene sosteniendo un doble discurso garantizado gracias al blindaje mediático.

Cuando Milei habla de “terminar y aniquilar la casta política”, no es distinto a lo que Cambiemos hizo cuando fue gobierno. Como olvidar aquello de “grasa militante” que significó el despido de más de 100.000 empleados públicos del Estado, nacional, provincial y en municipios gobernados por la derecha. Cuando Milei dice que el “Estado te fagocita, te roba con impuestos”, recordemos que Cambiemos le redujo impuestos a los más ricos con el argumento de generar inversiones y más empleos: no hubo inversiones, menos aún generación de empleos.


Milei promete cerrar Ministerios y el Banco Central. Cambiemos cerró varios Ministerios. Si bien no bajó las persianas del Banco Central, el modelo llevado adelante (neoliberalismo) por Macri y sus socios radicales, implicó un nivel de endeudamiento tan descomunal al punto tal que el país es víctima de los acreedores.

Milei habla de ajustar tarifas, llevarlas a niveles que “las empresas puedan invertir” dice. Cambiemos llegó al gobierno asegurando que no haría ajustes. Sin embargo, tarifazos del 3.000 por ciento fueron aplicados sin que sus votantes musitaran. Más de 46.000 comercios y PyMes debieron cerrar por no poder enfrentar semejantes tarifazos .


Milei apuesta al libre mercado y a la apertura indiscriminada de importaciones. Cambiemos lo hizo cuando le tocó gobernar. Esto desmantelo y arruinó la producción nacional y el consiguiente cierre de PyMes.


Queda claro que el sistema, los factores de poder, intentan llevar, recrear un escenario similar a que vivió Francia recientemente: definir entre Macrom y Le Pen. ¡Claro, Francia no tiene peronismo!.

300x250.gif
muestra gestoria2.jpg