Inflación “Non Sancta”, salvo para remarcadores

El INDEC dio a conocer el índice de marzo, 6,7%

Foto: La intencional falta de productos en góndolas, especialmente los de precios cuidados, es una de las tantas maneras de potenciar la escalada inflacionaria. Además, sin ningún tipo de control oficial, cambian mínimos detalles en envases al sólo efecto de poder vender más caro.


Como lo hace todos los meses, el INDEC dio a conocer la inflación, en este caso de marzo que arrojó 6,7 por ciento de incremento. Un registro que se ubicó como la cifra más elevada en 20 años. De este modo, queda ratificado que más allá de las acciones y decisiones políticas, los eternos remarcadores de precios, productores y fabricantes de alimentos e hipermercados, siempre tienen argumento para obtener mayor rentabilidad. Son un puñado de empresa, no más de 100, que terminan arrasando con los bolsillos de millones de personas y arrastrando a otros sectores de la economía a sumarse a la escalada inflacionaria.


Así es como, a diferencia de lo que se pensaba, alimentos tuvo menos impacto que en febrero y la indumentaria volvió a tener aumentos muy significativos. En tanto, la inflación minorista acumuló una suba del 16,1 por ciento en el primer trimestre del año y del 55,1 por ciento en los últimos 12 meses.


Las subas las lideraron tres rubros: Educación, con un alza del 23,6 por ciento debido al incremento de las cuotas de los colegios privados; Prendas de vestir y Calzado, con un avance del 10,9 por el cambio de temporada; y Vivienda, agua, electricidad y gas, con un aumento de 7,7 por ciento por el ajuste de tarifas. A esto se sumó el aumento del 7,2 por ciento en Alimentos y bebidas no alcohólicas, la división que finalmente tuvo la mayor incidencia en el resultado de marzo del índice en todas las regiones del país. Así y todo, medido contra febrero, que tuvo un alza de 7,5, fue inferior y reflejó que la guerra en Ucrania no tuvo el impacto esperado en los precios generales de marzo.

300x250.gif
350x320 junio.gif