top of page

HCD de Vicente López le hizo pito catalán al Defensor del Pueblo

La falta de voluntad política del bloque de Juntos impidió, otra vez, elegir un nuevo funcionario al frente del orgamismo


Foto archivo


Si la elección del nuevo Defensor del Pueblo de Vicente López tiene una estricta definición política, lo sucedido en la jornada del jueves 16 durante la Sesión Ordinaria del Concejo Deliberante confirmó esta suerte de premisa: el oficialismo no tiene intención de elegir nuevo Defensor.


La postura del Bloque de Juntos por el Cambio, que responde a los intereses de la jefa comunal, Soledad Martínez, no es nueva. Por lo visto, se sienten muy cómodos con la actual Defensora del Pueblo, María Celeste Vouilloud, quien tiene mandato vencido desde el 2009 y no parece tener intención de presentar una renuncia indeclinable que permitiría elegir a un nuevo funcionario.


Por lo pronto, y tras darse cumplimento a los plazos administrativos, por caso, publicación de aviso convocando a elegir candidatos y la correspondiente presentación de candidatos por parte de las entidades de bien público que cumplieron los requisitos establecidos, restaba llegar al recinto para elegir entre los dos candidatos presentados: el ex concejal y dirigente del socialismo, Carlos Roberto, y el abogado e historiador, Guillermo López, respectivamente.


“Lo grave no es si ningún candidato fue electo sino en la forma poco republicana que se tomó la decisión”, confió, ante Lo Nuestro, Carlos Roberto. Y agregó que lo “declarado, que lo planteado por la concejala Coni Darchez de Avanza Libertad, hoy integrante del oficialismo, cuestiona con argumentos no previstos en la Ordenanza, en su artículo sexto donde las incompatibilidades sobre afiliación partidaria rigen después de ser electo y otorga un plazo de 10 días para que cese la incompatibilidad”.


Lo llamativo, en todos estos años es que, a la oposición, en este caso encarnada por el bloque del Frente de Todos, fue que nunca presentó un candidato. Cuestión que no deja de ser leída como un claro síntoma de desdén sobre esta instancia institucional en debate. O, como dicen algunos conocedores de los pasillos del HCD, producto de tener muchos caciques, la falta de conducción termina siendo una trava para, por ejemplo, plantarse seriamente para presentar un o una candidata ,o hacer campaña para que el oficialismo se digne a cumplir con los mandatos establecidos.

Commentaires


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page