HCD de San Isidro: la sensatez del Frente de Todos prevaleció en el recinto

Logró que el possismo aceptara cambios en el Presupuesto 2022 que implica una “reducción de 12 puntos en materia de tasas” con respecto a las pretensiones que tenía el oficialismo.


Mientras Juntos por el Cambio a nivel nacional viene transitando la oposición “poniendo palos en la rueda” y “obstruyendo leyes vitales” para el desempeño institucional del país, tal cual sucediera recientemente al momento de tratarse el Presupuesto Nacional 2022, en San Isidro el bloque del Frente de Todos, a partir de exigir debate al oficialismo, logró imponer “la reducción de 12 puntos en materia de tasas”. De haber tenido la misma conducta que el bloque macrista, de la izquierda y de los antisistemas (Avanza Libertad) el Congreso, vecinos y comerciantes de San Isidro estaría pagando más cara las tasas. De este modo, en la jornada de ayer, el Concejo Deliberante fue testigo de la aprobación de la Ordenaba Fiscal Impositiva que habilita el camino para el Presupuesto 2022 en el orden local.

Por su parte, el recientemente electo concejal, Mateo Bertolini (FdT), optó votar por la negativa aduciendo que “lo que se aprobó hoy en el Concejo Deliberante no va a generar más trabajo ni va a reducir la pobreza”.


La concejal a Soledad “Pupi” Durand vinculada al massismo explicó que “el oficialismo, con Posse a la cabeza, quería aumentar un 40% en 3 meses y nosotros logramos reducir 12 puntos el incremento de tasas sin ser obstruccionistas, con propuestas contundentes y con el interés puesto en brindar beneficios tributarios a los contribuyentes, sobre todo, a los más perjudicados por la pandemia: comerciantes, empresarios, empleados de salud y jubilados”.


“Es una alegría que nos hayan escuchado y entendido que nuestro reclamo no es una cuestión partidaria, sino que representa la defensa de los intereses de los contribuyentes que, año a año, deben enfrentar tremendos incrementos en sus impuestos por encima de la inflación”, detalla la concejal del bloque Frente de Todos-FR


Por su parte, el concejal también peronista, Federico Meca ahondó sobre cada propuesta e indicó: “Nuestra propuesta fue bajar a un 20% en enero y un 5% en marzo, lo que equivale a un 26% en total más el ajuste inflacionario el incremento de tasas. Le hicimos frente al incremento del 20% de las tasas en enero y un 15% en marzo, lo que representaría un aumento de más del 38% además del reajuste por inflación”.

“Estamos muy conformes con este resultado y seguiremos trabajando en la defensa del bolsillo del contribuyente”, subrayó el edil del Frente Renovador.


En tanto, Gastón Fernández (FdT) no dejó de mencionar que “no nos permitimos ser parte de una escribanía, aportamos nuestra visión protegiendo a los vecinos”.


Y a su turno, la concejala Celia Sarmiento destacó que “el trabajo en consenso, también incluye la ampliación de derechos de utilización de espacios en cementerios para quienes no puedan abonar dicha tasa y mayores precisiones respecto a las eximiciones en algunas de las tasas ambientales”.


El frente logró además un descuento de hasta un 100% del ABL (Alumbrado, Barrido y Limpieza) a personas jubiladas y a todo el personal de salud abocado al COVID y una exención a hoteles y gastronómicos cuya actividad esté dedicada al turismo receptivo.


Es importante aclarar que el presupuesto total para San Isidro es de $32.683.141.000, el más alto per cápita de toda la provincia de Buenos Aires. La suma descripta se compone de $21.928.930.000 de recursos recaudados por el municipio, de $7.619.529.000 de transferencias del gobierno de la Provincia de Buenos Aires y $2.632.026.000 del gobierno Nacional. Sobre las inversiones que recibirá el municipio por parte de nación y provincia, Bartolini dijo: “Si uno analiza la inversión en San Isidro en relación al año anterior, puede ver que mientras el Municipio la incrementa un 28%, el gobierno Nacional lo hace en un 616% -récord absoluto de inversión del gobierno nacional para el 2022 en nuestra ciudad-, que será destinada a obras como un túnel en el cruce de la calle Almirante Brown y la obra del aliviador Alto Perú: la obra de desagüe pluvial más importante de la democracia en San Isidro”.


Con tono crítico, el concejal que responde a Santiago Cafiero señalaba que el presupuesto

“no se traducen en políticas públicas para el desarrollo. No se incluyó en el presupuesto un programa de microcréditos para financiar microemprendimientos locales como tienen otros distritos, incluso gobernados por el mismo partido político. Tampoco se incorporó una inversión en turismo de cercanía que incluya promoción, infraestructura, señalización e incentivos claros para el aumento de la oferta hotelera. Y mucho menos se diseñó una estructura progresiva de impuestos (tasas) para facilitar la inversión; desafíos pendientes si los hay, para recuperar el esplendor local en base al trabajo y el progreso humanista”.