Gustavo Posse y Jorge Macri, como candidatos, padecen la perfidia del poder

El sanisidrense salió con una campaña de afiches y reclamando democracia interna. Jorge Macri resiste la invasión de un capitalino y la traición de ex compañeros de ruta


En medio de una feroz interna generada en el macrismo a partir del quiebre entre Mauricio Macri y el tándem Larreta-Vidal, y con un radicalismo que sacó de la galera a un desconocido Facundo Manes como candidato en la provincia de Buenos Aires, el intendente Gustavo Posse, fiel a su ADN de militante radical, reclama internas. Pretende que Juntos por el Cambio se democratice y elija a sus candidatos lejos del dedo y a instancias de una PASO. Así quedó sellado, y ratificado, tras una reciente aparición de afiches donde se lee.”Posse, Si. Buenos Aires de Cambios” y la replicación realizada por redes sociales por el presidente del HCD de San Isidro, Andrés Rolón.


Andres G Rolon

@andresgrolo

La Provincia requiere Capacidad Demostrada en la Gestión, Audacia en la Decisiones y Voluntad para generar acuerdos, por eso ⁦@gustavoposse


No es la primera vez que el jefe comunal de San Isidro hace público ser parte de un poder provincial. Si bien no es ningún secreto que tiene la mirada puesta en la gobernación, la campaña deja abierta la puerta a otras instancias electorales. En definitiva una manera de marcar la cancha a modo de reclamar pista.


En el caso de ser candidato, previamente deberá sortear un escollo no menor: la estructura de la UCR. Tanto nacional como provincial que ha elegido a un tapado y desconocido en la arena política como resulta ser Facundo Manes. El hombre (Manes) , a instancias de los popes radicales, es impulsado a encabezar la lista de candidatos a diputado nacional a modo de frenar la avanzada del capitalino Diego Santiilli, el hombre que Horacio Larreta impone en la provincia. Una imposición, ésta, que ha merecido la airada reacción del intendente Jorge Macri. El intendente de Vicente López pretende que el candidato del PRO a integrar la lista de Juntos por el Cambio, surja de las entrañas de la provincia de Buenos Aires. Este es el argumento. En realidad, Jorge Macri no se fuma a Larreta y Vidal y menos aún que utilice dinero de los vecinos de CABA para financiar la campaña de Santilli. Por eso pone sus fichas a Mauricio Macri y Patricia Bullrich a modo de frenar la embestida de Larreta.


Algo parecido sucede con Posse que ve que el “radicalismo servil y sumiso”, como define a la actual dirigencia de la UCR, entrega (entregó) más de 100 años de historia a manos del macrismo, además de dejan el país como lo dejaron. Posse aún cuenta con aliados estratégicos como resultan ser Storani, Casella, Rogelio Frigerio y Emilio Monzó. Si bien cada uno tiene su juego, la coincidencia pasa por desplazar al macrismo duro, el más "talibanizado" o "bolsonorizado",

Así como Jorge Macri se sintió traicionado por el Grupo Dorrego al cerrar filas con Larreta, no muy distinto sucede con Posse y Martín Losteau quien, ahora levanta la mano de Manes cuando hace un mes acompañaba al sanisidrense en la interna radical de la provincia de Buenos Aires.


Si la lealtad y traición son las caras de una misma moneda, queda claro que en Juntos por el Cambio dicho metal es de uso corriente. ¡Vaya si lo sabe Posse y Macri!. Claro que de ahí a pensar que la interna implosionara al punto de quebrar a JxC, hay un trecho. La unidad estará basada en la necesidad de recuperar el poder y así atender de los dos lados del mostrador.



300x250.gif
350x320 junio.gif