top of page

Gracias al modelo, AySA duplicará cobertura de agua potable y red cloacal

Más de 600 mil personas se verán beneficiadas con un mega plan de obras como nunca antes se había materializado


Si el modelo de Juntos por el Cambio destruyó el aparato productivo esto es, más de 26 mil Pymes,600 comercios barriales y cerca de 150.000 desempleados y varios ítems más, y promete ir por más despidos y socavar derechos laborales, el otro plano en que generó mucho daño fue el de la obra pública. Aquella que nunca finalizó, y la que nunca emprendió. Un caso claro fue lo transcurrido en la estatal AySA. No sólo la dejó en línea de flotación -desfinanciada-, y prácticamente con las obras sin finalizar, tal cual detallara en su momento Malena Galmarini al asumir la presidencia de la empresa. Hoy ese proceso se encuentra en otro plano: el del crecimiento y conclusión de obra que mejoran la vida a las comunidades. Agua potable y red cloacal es la punta de lanza que “garantiza derechos y calidad de vida”, confían desde AySA.


Así es como para el 2023, la empresa proyecta duplicar la cobertura de agua potable y triplicar la cobertura del servicio de cloacas en estos barrios llegando a más de 617.000 habitantes y saldando una deuda histórica con la calidad de vida de miles de vecinas y vecinos que esperan la llegada de estos servicios esenciales para el cuidado de su salud.

En definitiva, detrás del amplio plan de obras, y en tren de cotejar con el anterior gobierno, queda en claro que aquel modelo, el de la derecha que prioriza los mercados, no garantiza obras para la población.


En el año 2019, la gestión de Malena Galmarini inició con 201 barrios populares y urbanizaciones emergentes, identificados dentro del Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP) desarrollado por AySA y organismos de Gobierno, vinculados a la red de agua potable, y 86 a la red de saneamiento. Para el año 2023 se duplicará ese número alcanzando los 446 barrios conectados a la red de agua y se triplicarán los barrios conectados a la cloaca llegando a los 276. De este modo, el 62% de los barrios populares dentro del área de concesión de AySA contarán con el servicio de agua potable y el 55% con el de saneamiento.


“Es importantísimo que todos los hogares tengan acceso a agua potable y cloacas porque es una forma de cuidar su salud, el medioambiente, y por supuesto generar mayor equidad. Estamos convencidos de que este es el camino, un gobierno nacional que entiende la esencialidad de estos servicios para el bienestar de nuestras vecinas y vecinos”, sostuvo la presidenta de AySA, Malena Galmarini.

En el período 2020/2021, AySA finalizó en estos barrios 76 obras de agua y 63 de cloacas, y tiene en ejecución y contratadas para lo que resta del 2022 y el 2023 otras 47 obras de agua y 81 de cloacas. Así se pasó de una población de 288.266 habitantes con los dos servicios en 2019 a 460.041 en 2021, y se va a finalizar con 617.081. Estos planes de obras se actualizan año a año priorizando la atención de las necesidades más urgentes detectadas en cada uno de los municipios que integran el área de concesión.

Durante el año 2020, AySA firmó un préstamo con el Banco de Desarrollo FONPLATA para financiar con U$S 30 millones la ampliación de redes de agua y saneamiento y contribuir a mejorar la calidad de vida de habitantes de poblaciones vulnerables, promocionar el desarrollo socioeconómico con la creación de empleo local y favorecer el cuidado del medio ambiente.


La realización de estas obras se lleva cabo a través de diversas modalidades: estas pueden ser por licitación o contratación, o mediante un modelo de gestión asociada como sucede en los casos de los planes A+T y C+T (Agua/ Cloacas más trabajo) o ConectarT a través de cooperativas locales, generando nuevos puestos de trabajo genuino.

Para los cooperativistas que llevan adelante estas obras, AySA ofrece una capacitación en oficio acorde al trabajo a realizar dentro de sus instalaciones, brindando talleres teórico-prácticos, para que los equipos de trabajo cuenten con los conocimientos suficientes para poder llevar adelante instalaciones de cañerías de agua o de cloacas y poder realizar el acompañamiento social en campo, indispensable para atender las demandas y responder consultas de las vecinas y vecinos

Una de las obras más importantes que está llevando adelante AySA en barrios vulnerables es la instalación de la red de agua potable en Barrio Azul, ubicado en el partido de Quilmes, que beneficiará a casi cinco mil habitantes. Esta obra inició el primer semestre de 2021, como parte del plan de intervención en el barrio para frenar el avance del Covid-19 a través del acceso al agua potable para el consumo y la higiene personal.



Otro caso, fue en el Barrio Mercado del partido de Tres de Febrero, distrito gobernado por Juntos por el Cambio –lo que señala que la discriminación practicada por Vidal y Macri sobre municipios de otro tinte político quedó atrás- donde se realizó durante 150 días el tendido de red de agua potable para llevar a más de 900 vecinas y vecinos un servicio esencial indispensable para el cuidado de su salud.


Asimismo, en la Ciudad de Buenos Aires se están haciendo dos grandes obras en conjunto con el ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del gobierno porteño, para la renovación de las redes primarias que abastecen al Barrio Ricciardelli (ex 1-11-14), en la zona del bajo Flores y el Barrio 21-24, en Barracas. En el primer caso se beneficiará a 43.000 habitantes, y en el segundo a más de 75 mil habitantes con la provisión de agua potable.


La gestión de AySA entiende que ya “no se trata solamente de extender las redes, sino de transformar la calidad de vida a través de la llegada del agua y el saneamiento”. Por este motivo, con el objetivo de saldar una deuda histórica con los barrios populares, reducir el riesgo sanitario y contribuir a la universalización de los servicios de agua y cloacas.

Commentaires


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page