top of page

En tiempos de alta inflación y crisis, la mala alimentación profundiza riesgos médicos

Así lo aseguran desde el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires: “Una alimentación de calidad es esencial para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles como, por ejemplo, la diabetes, la hipertensión arterial o enfermedades cardiovasculares”.



A esta altura del partido, no es ninguna novedad que el modelo ideologico impuesto por el gobierno del intolerante y agresivo presidente Milei en colaboración con Juntos por el Cambio -anarcocapitalismmo que ningún país que se precia de serio lo utiliza ya que lo único que garantiza es el éxito para unos pocos- está haciendo estragos en bolsillos y en sectores industriales y dañando la calidad de vida de la clase media y de sectores vulnerables. Al respecto, el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires acaba de emitir un informe donde detalla que “el acceso a una alimentación de calidad es esencial para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles como, por ejemplo, la diabetes, la hipertensión arterial o enfermedades cardiovasculares”.


La explicación fue dada por la licenciada en Nutrición (MP 6646), Ailén Susco, quien además aseguró que “estas enfermedades están estrechamente relacionadas con la malnutrición y con la inequidad en el acceso a los alimentos de buena calidad nutricional”.


Según datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), desde diciembre de 2023 a febrero de este año la inflación acumulada alcanzó el 71.33%.

Asimismo, en la canasta básica total (CBT), la categoría alimentos y bebidas es la que mayor incidencia tiene, en la que destacan subas significativas interanuales e intermensuales de carnes, lácteos, huevos, pan y cereales. Es así que, según estos datos del INDEC, una familia tipo, de cuatro integrantes, tiene que ganar 690.000 pesos para estar arriba de la línea de pobreza.


Por caso, en enero hubo una caída del 37,1%, respecto al mismo mes del año pasado, en el rubro Alimentos y Bebidas del Índice de Venta Minorista (IVM) de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Este índice se basa en un relevamiento mensual entre 1256 comercios minoristas en todo el país.

La situación económica profundiza la inequidad en el acceso a los alimentos y lleva a una realidad en la cual una parte de la población que anteriormente podía acceder a una alimentación variada, ahora se ve limitada en gran medida a causa del aumento de precios.


Bajo este complejo panorama, el impacto en la alimentación, “la crisis económica también influye en el acceso a los medicamentos”, explican desde el Colegio de Nutricionistas.


Por su parte, el Centro de Profesionales Farmacéuticos (CEPROFAR) informó que los precios de los medicamentos se incrementaron un 112%, entre noviembre de 2023 a enero de 2024. Mientras que las ventas cayeron un 18% interanual, que en números representan más de 10 millones de unidades de medicamentos mensuales. La falta de acceso a los medicamentos dificulta el tratamiento y el control de las enfermedades crónicas no transmisibles. Estas enfermedades representan el 75% de las muertes a nivel nacional y afectan predominantemente a la población de bajos recursos.

“La seguridad alimentaria es el derecho de las personas a tener una alimentación cultural, suficiente y nutricionalmente adecuada. Esto implica no sólo la ingesta diaria de alimentos en cantidad y calidad sino también la accesibilidad física, económica y geográfica a los mismos. Sin embargo, en un contexto de crisis económica como el actual, este derecho fundamental para la vida se ve amenazado”, explicaron los profesionales en nutrición.


En esta línea, la nutricionista Susco señaló que “es fundamental complejizar la práctica profesional entendiendo la realidad económica y alimentaria, adaptándonos con intervenciones oportunas y respeto y empatía hacia la persona o la comunidad que acompañamos”.


 “Es vital conocer los programas de asistencia alimentaria y trabajar en conjunto con otros profesionales, organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales -destacó luego- sobre todo, es momento de llevar a la reflexión, generar redes entre colegas, consolidarnos, organizarnos, capacitarnos, participar e involucrarnos en espacios de debate donde podamos intercambiar miradas sobre el acceso a los alimentos”.


En un escenario como el actual, donde la accesibilidad a los alimentos se torna cada vez más complicada, desde el Colegio de Nutricionistas bonaerenses sostienen que es indispensable reconocer a la alimentación como un derecho y no como un privilegio y comprender la responsabilidad de defenderlo que tienen las y los profesionales de la nutrición como colectivo.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page