Empleados del Banco Provincia se acuerdan de Vidal: con la jubilación y el trabajo no se jode

A partir de que el gobierno de Vidal afecto derechos laborales y jubilatorios, reclamos judiciales, infinidades de marchas y la recolección de firmas por parte de la Asociación bancaria, conducen a un único camino: derogar la ley. Intendentes de todos los colores dicen acompañar el planteo gremial.



Por: Tano Armaleo.- Con el respaldo de empleados, jubilados y jubiladas del banco, concejales locales -Julio Ceresa, y Rosa Lobos (MC)-y de otros distritos, ciudadanos de a pie, y no pocos clientes, la Asociación Bancaria de la Zona Norte logró la empatía de todos estos sectores para intentar dar marcha atrás con la Ley 15008, impulsada oportunamente por la entonces gobernadora Vidal. “Nos arrebató derechos laborales y haberes jubilatorios”, comentaba ante Lo Nuestro Isabel Fernández del Secretariado General de la Asociación Bancaria que, junto al dirigente Luis Graña (La bancaria), la delegada Julia Medina su par Eduardo Mateos, Carlos Polito y Javier Pérez, todos del gremio bancario, realizaron una campaña de difusión y recolección de firmas en la jornada de hoy

Esto sucedía hace instantes -mañana estarán en la sucursal del Banco Provincia de Munro en el horario de 10.30 a 14-, más precisamente en la puerta de la Sucursal de Olivos, Vicente López.


El punto del conflicto se dispara cuando Vidal dispone esmerilar derechos jubilatorios y laborales de todo el plantel de la histórica institución bancaria. El argumento utilizado en aquel entonces era que la propia caja jubilatoria, que tenían históricamente los y las empleadas, era deficitaria, por lo tanto el banco no iba a financiar el déficit. Si bien es cierto que 10.000 empleados no podrían compensar a 16 mil jubilados, ciertos es que, por un lado, los jubilados continúan aportando a la caja jubilatoria, cerca del 11% de sus haberes; un gesto de neto corte solidario. Además, el banco provincia tiene capacidad financiera como para realizar una adecuada alquimia a fin de salir de la trampa que le impuso el gobierno de Juntos. De no ser así, confían desde el gremio, la asistencia nacional podría ser un camino alternativo; no el único.


“La Ley es inconstitucional”, asegura Fernández mientras Julia Medina aporta material que amplia el tema. Al respecto, la dirigente detalla que la Ley socavó derechos adquiridos a compañeros y compañeras que estaban jubiladas, “no se puede sancionar para atrás” agrega. Y, asegura que hay más de 4.000 fallos favorables que exige retrotraer la situación con anterioridad a la sanción de la Ley.


La Ley, no sólo infligió daño material. Otro listón perjudicial provino en que la legislación afectó seriamente a las mujeres: aumento la edad jubilatoria a los 65 años; además deberán tener 35 años de aportes.


Así como el gobernador Kicillof está de acuerdo con la postura gremial, lo propios sucede con no pocos intendentes. Tanto del Frente de Todos como de Juntos; entre ellos Néstor Grindetti de Lanús. Por esas cosas, nada extrañas, la mano de Vidal y del diputado Cristian Ritondo presionó, y presionan, para que el bloque de legisladores del PRO “banquen la Ley (Vidal) a cualquier precio”. Sin embargo, legisladores radicales, especialmente los ligados a la UCR y en particular al intendente Gustavo Posse, comulgan con la misma mirada que abonan los y las empleadas del banco provincia.


El hecho de que Juntos tenga la llave del control de la legislatura provincial impide que el oficialismo avance sobre la derogación de la Ley. Tampoco el gobernador se muestra dispuesto en aplicar un Decreto ya que este podría ser cuestionado por el poder Judicial controlado por el macrismo. Aun cuando el polémico Procurador General Conte Grand,–que hace años ocupa el cargo de manera interina- , se ha mostrado a favor del reclamo gremial, la realidad es que en este juego de malos y buenos que suele practicar el macrismo, a la hora de definir para el interés y bienestar general, queda claro quienes ganan.

300x250.gif
350x320 junio.gif