top of page

El intendente Lanús abrió Sesiones en el HCD defenestrando la gestión de Gustavo Posse

En su primer discurso oficial ante el Concejo Deliberante aseguró haber recibido una pesada herencia  



Como quien sigue el manual de la tradición de todo nuevo funcionario que llega y reemplaza a uno de otro color político y asegura haber “recibido una pesada herencia”, el intendente Ramón Lanús repitió dicho precepto. Lo hizo, ayer miércoles, al momento de habilitar las Sesiones Ordinarias del Concejo Deliberante de San Isidro. “Recibimos el municipio con una deuda de más de 8.000 millones de pesos, con muchos proveedores que llevaban meses sin cobrar. La situación de caja sólo alcanzaba para pagar los salarios de diciembre, cuando históricamente se contaba con una previsión de entre 3 a 5 meses vista”, dijo el macrista Ramón Lanús en referencia a la gestión de quien fuera intendente hasta el pasado 10 de diciembre, Gustavo Posse.


Lo manifestó frente a un presidente del HCD, Martín Vázquez Pol, que calza la camiseta del radicalismo, más puntualmente, aquella donde abreva Gustavo Posse y frente a no pocos concejales del mismo palo. Mientras Lanús iba desgranando un menú de críticas sobre la anterior gestión, no pocos concejales del possismo denunciaban en sus rostros, y en privado, el malestar por los dichos del jefe comunal. De ahí a pesar de un quiebre en el oficialismo (Juntos por el Cambio) hay un larguísimo trecho.


 “Aunque la responsabilidad de gobernar es del Ejecutivo, necesitamos  trabajar con el Concejo Deliberante y además valoramos su representación. Ustedes canalizan, a través de los distintos bloques políticos, la opinión y la voluntad del conjunto de los sanisidrenses”, comenzó su discurso Lanús que duró aproximadamente 40 minutos.

En cuanto a la herencia, dijo: “En cada lugar que miramos encontramos falta de planificación, de información, de orden, de personal o de criterios. En una palabra, encontramos un municipio estancado. Honestamente, no esperábamos este nivel de abandono”.


En relación a la situación económica de San Isidro, el intendente precisó que durante el año pasado el ABL aumentó 85%, mientras que la inflación alcanzó el 211%. «Esta brusca caída del valor real de la recaudación nos dejó a las cuentas públicas en una situación muy comprometida».

El jefe comunal, a modo de ejemplificar “la herencia recibida”, expuso datos. Al respecto, comparó los ingresos del municipio en enero de 2023 contra el mismo mes de este año, donde “los ingresos totales cayeron un 25% en términos reales”.


«Recibimos el municipio con una deuda de más de 8.000 millones de pesos, con muchos proveedores que llevaban meses sin cobrar. La situación de caja sólo alcanzaba para pagar los salarios de diciembre, cuando históricamente se contaba con una previsión de entre 3 a 5 meses vista”, profundizó el intendente.

En esa línea, aseguró que esto plantea “un enorme desafío para la gestión y nos obliga a ser muy prudentes con los fondos públicos”.

En torno a este tema, y mientras el Sindicato de Trabajadores Municipales viene de enfrentarse con la negativa del intendente de concretar mejoras salariales acordes con la desenfrenada inflación, Lanús aseguró que  “debemos recomponer el salario real de los agentes municipales, mientras enfrentamos mayores costos de los servicios públicos esenciales que brinda el municipio. Y todo eso en un escenario macro de inflación y de mayor incertidumbre, y con una caída sostenida de los ingresos del municipio en términos reales”.

En relación a los reclamos de los vecinos, indicó que “había más de 30 mil que habían sido recepcionados en el último tiempo, que incluso se les había contestado que fue resuelto, pero que en realidad estaban en la nube sin asignar la tarea a ningún equipo”.


En materia de seguridad, uno de los pilares sobre el cual Lanús pretende construir su gestión, aseguró que “la gestión anterior informaba la existencia de unas 2.200 cámaras de seguridad. En los hechos, hay menos de 1.300 y unas 750 son casi inútiles, porque al ser analógicas la calidad de sus grabaciones es insuficiente para horarios nocturnos”.

Y agregó: “En el primer semestre de 2023 decidieron comprar 50 motos para patrullar, pero sólo 10 personas estaban aptas y habilitadas para manejarlas, y no había ninguna capacitación en marcha ni plan para resolver esto. Muchas de las patrullas municipales no funcionan y están abandonadas en las bases de patrullaje. Las cámaras lectoras de patentes no enviaban información para cruzarla con ninguna base de datos relevante y poder así prevenir delitos”.


Por otra parte, anunció la modernización del Centro de Monitoreo Municipal, la instalación de un anillo digital de seguridad con monitoreo de patentes y búsqueda de antecedentes en tiempo real, de cada auto que ingresa a San Isidro. Algunas de estas iniciativas la realizan junto al gobierno de la provincia de Buenos Aires.


Además, incorporarán nuevas herramientas tecnológicas: lectores de patentes e inteligencia artificial para detectar delitos, se integrarán las cámaras privadas a un sistema de videovigilancia del municipio y trabajarán en el alumbrado público con telegestión.

También adelantó que se pondrá en funcionamiento el programa Ojos en Alerta, que vincula a los vecinos y canaliza toda la información, permitiendo luego una respuesta inmediata.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page