El Estado tomaría control en empresa energéticas y estratégicas

Es un borrador legislativo al cual tuvo acceso Lo Nuestro. “No estamos estudiando una estatización, no, nada que ver, esto es ser parte activa del control de empresas energéticas y alimenticias".


“No estamos estudiando una estatización, no, nada que ver, esto es ser parte activa del

control de empresas energéticas y alimenticias que por sus características son estratégicas

para Argentina”, confían desde del Frente de Todos. Para esto, diputados del bloque del

FdT se encuentran trabajando en un proyecto de Ley que permita que el Estado nacional

actúe en los directorios de estas empresas. “La estatización o nacionalización es un camino

muy distinto”, aclaran para agregar que la situación de “emergencia mundial” disparada

primero por la pandemia, y ahora por la guerra en Ucrania, “generó una situación

impensada”. Además, la amenaza planteada por los EE.UU en su guerra contra China

utilizando a Taiwán como falsa bandera y escudo de libertad, es otro tema que a nivel

mundial ha encendido luces de extrema alarma.


“La crisis energética y de alimentos es clara, contundente, está dañando seriamente a

economías del primer mundo con una disparada inflacionaria sorprendente”, manifiesta un

legislador, para recordar que esto llevó a que “varios países han tenido que tomar medidas


extremas”. Al respecto, pone como ejemplo la estatización, llevada por el gobierno del

presidente francés Macron sobre la empresa de energía que abastece París. “Este no es el

caso del proyecto explica, simplemente es una toma de control de las empresas estratégicas,

los directorios seguirán funcionando como siempre”.


La ley –que en realidad es un borrador al cual accedió de manera exclusiva Lo Nuestro-

contempla que el Estado estaría ocupando distintos sillones de los directorios empresariales

por dos años. Para darle sustento el borrador recuerda la vigencia del la Ley de Emergencia Económica que permitiría allanar el camino.


“Hay cinco millones de viajes de camiones (con granos) por año, el 40 por ciento sale en

negro, quiere decir que el campo no paga el 33 por ciento de las retenciones, sino el 26. Las

balanzas, cuando entran a los puertos, son de las cerealeras. ¿Quién las controla? Si el

Gobierno quiere recaudar dólares tendría que estatizar las balanzas de las cerealeras, de

Cargill, de Dreyfus, de Aceitera Deheza. Ellos mismos pesan sus productos y los venden.

¿Quién los controla?", denunciaba días atrás el dirigente gremial Pablo Moyano.

Por si quedaban dudas, Moyano agregó frente a miles de personas reunidas frente al

obelisco: "Las mineras en la cordillera son todas extranjeras. El 80 por ciento de los

camioneros son chilenos o de otros países. Se llevan los minerales por Chile y los procesan

en destino y a los tres meses te dicen de 100 mil toneladas de piedra encontramos 100

gramos de oro; esas son las medidas que tiene que tomar el Gobierno: enfrentar a los

poderosos, como estos tipos que hoy le sacan un plato de comida a los argentinos. En eso

vamos a acompañar, si el Gobierno tiene la decisión de hacerlo"


Por otra parte, ser parte activa del control de estas empresas permitiría, por ejemplo, saber

verdaderamente cómo construyen sus estructuras de costos. Alinear precios con salarios,

Determinar, además, si se prioriza el compre nacional y si las importaciones requeridas para

el desarrollo y la producción se compadecen con los dólares requeridos al Banco Central.

Detrás del proyecto, se nota claramente la lucha de los dos modelos que por estas horas no

pocos países debaten: el rol del Estado. Si es éste el que fija y marca agenda o son los

mercados quienes, bajo la teoría del derrame, aseguran que a los empobrecidos del sistema

(en Argentina ronda el 37% de la población) en algún momento le llegarán los beneficios.

Con solo ver la realidad, esto no sucede. En Argentina, abundan los recursos naturales y

alimenticios, y sobra dinero, tanto que hay más de 400 mil millones de dólares fugados en

guaridas fiscales.