top of page

Dos asesinos continúan libres en San Isidro

A 68 años del golpe de estado contra Juan Domingo Perón. Cuando la educación pierde sentido ganan los intolerantes, los autoritarios


Hace 68 años, más precisamente un 16 de septiembre de 1955, un golpe de Estado derrotaba al gobierno constitucional de Juan Domingo Perón. Fue un golpe perpetrado por las fuerzas armadas en connivencia con civiles y sectores de la iglesia y del poder mediático; y del acompañamiento y anuencia de la embajada de los EE.UU


Fue un 16 de septiembre de 1955 que el General Eduardo Lonardi encaraba, entre otros, el levantamiento militar que derrocaría al General Perón tras ejercer el poder democrático por más de 10 años. Otro inefable militar, el general Pedro Eugenio Aramburu fue otro de los tantos que empuñaron las armas para reprimir, perseguir y asesinar a peronistas.


Lonardi y Aramburu, dos claro exponentes de la violencia institucional, del crimen en manos del Estado, de la violación a los Derechos Humanos, de la antidemocracia, que tienen callen en su honor en San Isidro.


A pesar de que desde hace décadas se intenta sacar de las calles esos nombres, el poder municipal controlado por el possismo, siempre ha rechazado Proyectos de Ordenanzas al respecto.


Cuando un asesino o dictador vale lo mismo que un decente, que un hombre apegado a principios y valores democráticos, más allá de la ideología que abrace, es donde la derrota cultural triunfó. Ganó le intolerancia, el vale todo; es cuando la ley no tiene sentido. Es en este punto donde un alumno, por ejemplo, que ve tantas contradicciones e hipocresías, se atreve a pararse de mano para desafiar a un docente, faltarle el respeto. Y, llegado el caso, aniquilarlo con la motosierra como propone algunos.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page