top of page

De terror: “Choricientíficos” del CONICET investigan en Corea del Sur

Se trata de Néstor Haberkorn quien fue nombrado por la National Research Foundation y el Ministerio de Ciencias de Corea del Sur por sus investigaciones en Física.


Argentina país increíble, país maravilloso. País de oportunidades, múltiples y diversas. País de grandes exponentes de la cultura, del deporte y de la ciencia. Tanto que por estas horas se conoció que el científico Néstor Haberkorn (físico) fue nombrado por la National Research Foundation y el Ministerio de Ciencias de Corea del Sur por sus investigaciones en Física.


Es tan maravillosa, respetuosa e increíble la Argentina que se da el “gusto” de tener verdaderos terraplanistas políticos que hasta podrían llegar a ganar las elecciones. Son los que consideran, poco más, que los investigadores son “choriplaneros”.


Son tan terraplanistas, tan negacionistas e ignorantes, o mal intencionados, que dicen que “el Conicet tiene 35 mil personas. La NASA, 17 mil y (produce más)”. Cuando lo cierto es que la NASA debería ser comparada con la CONEA que tiene cerca 800 científicos de un altísimo nivel académico. La brutalidad del ultraderechista sólo puede hacer camino al andar cuando del otro lado el periodista no se atreve a repreguntar o poner las cosas en su lugar. Es la misma derecha que promete cerrar el Ministerio de Ciencia y Tecnología, obviamente el CONICET.


La consideración internacional de los científicos argentinos no la vamos a resaltar en estas breves líneas. La realidad habla por sí sola. El mundo de la ciencia conoce y sabe de la seriedad del país en esta materia. Esto es posible porque el modelo político que se contrapone al de la derecha entiende y comprende de la importancia de contar, además de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, con espacios para la investigación, CONICET, por caso. Organismo público (CONICET) que articula con el mundo empresarial, nacional e internacional.

Los países que se precian de serios, que apuestan a su industria, a un modelo de desarrollo sustentable e inclusivo, destinan buena parte de su PBI a ciencia y tecnología.


Al respecto, vale destacar que Israel destina un 4,9% de su PBI a Ciencia y Tecnología; Israel, 4,95%; Japón 3,26%; Corea del Sur, 4,81 %; EE. UU 2,84%; Chile 0, 34%; Suecia, 3,34 %; Alemania,3,09 %. Argentina invierte el 0,31% de su PBI. El populismo promete aumentar el presupuesto de ciencia y tecnología al 0,6% del PBI en el 2024. La derecha dice que hay que cerrar esta cueva de “choricientíficos”.


Más allá de esta natural disputa de dos modelos claramente antagónicos, lo interesante, y que sirve para cotejar, es lo que acaba de suceder con esta suerte de convenio firmado entre Corea del Sur y científicos argentinos.


El investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Néstor Haberkorn, en el Instituto de Nanociencia y Nanotecnología (INN, CONICET-CNEA) y en el Laboratorio de Bajas Temperaturas del Centro Atómico Bariloche de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CAB-CNEA) fue convocado a participar del Programa Brain Pool Fellowship (BP) 2023 como investigador invitado. El programa resulta de una iniciativa conjunta entre el Ministerio de Ciencias y la National Research Foundation de Corea del Sur y tiene como fin principal invitar a científicas/os extranjeros a instituciones de investigación del país asiático.


Según la convocatoria, con este tipo de incorporaciones el Ministerio de Ciencias de Corea busca mejorar el nivel de I+D de Corea del Sur a través de diversas iniciativas conjuntas con investigadores extranjeros, así como realizar actividades de investigación en campos de I+D y establecer redes de cooperación internacional a largo plazo.


En el marco del BP 2023, Haberkorn fue seleccionado con un proyecto de tres años titulado “Ultra-fast Vortex Dynamics and Single Photon Detector Development” cuyo objetivo, como explica el científico, se centra en el estudio de “la dinámica de vórtices en heteroestructuras superconductoras/magnéticas para el desarrollo de detectores de fotones únicos”. Según el investigador, estos dispositivos tienen aplicaciones potenciales en diversos campos, como la detección de materia oscura, la computación cuántica y la transmisión de información. “La investigación se basará en analizar el impacto de la proximidad con estructuras magnéticas sobre el tiempo de resolución intrínseco en un evento de detección”, explica Haberkorn sobre el proyecto. Y agrega: “La investigación se enmarca en la línea de trabajo que vengo desarrollando como investigador del CONICET junto a estudiantes del Instituto Balseiro y colegas del CAB. En este proyecto, a través de la colaboración interdisciplinaria entre investigadores con conocimientos y con el acceso a técnicas complementarias, aspiramos a generar nuevos conocimientos en esta área”.


En referencia a su nombramiento como investigador invitado, Haberkorn expresa: “Es un reconocimiento a mi trayectoria y a la investigación que he llevado a cabo en Argentina junto a estudiantes y colaboradores/as durante los últimos años. Y continúa: “Para la selección del proyecto ha sido muy importante contar con el apoyo de Jeehoon Kim, el investigador anfitrión, y la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pohang (POSTECH). Considero que, además de las investigaciones propuestas, es muy importante que el proyecto sirva de antecedente para fomentar relaciones de colaboración a largo plazo entre investigadores de ambos países”. Para el científico, su incorporación al BP 2023 también puede facilitar el intercambio de estudiantes y el acceso a nuevas herramientas y equipamiento, que podría ampliar el alcance de los estudios y, posiblemente, abordar nuevas líneas de investigación.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page