"Cristinazo” que recupera la mística y épica aletargada

Organizado por el PJ de Vicente López


Por: Tano Armaleo.- Era evidente que el peronismo en particular, y el Frente de Todos en general, necesitaba recuperar la mística y aquella épica con la que tanto supo construir y dar respuesta a las necesidades populares desde que Perón irrumpiera en el escenario nacional e internacional. La avanzada judicial sobre Cristina Fernández, en realidad una verdadera persecución si se observa la acusación de la fiscalía, carentes de elementos de pruebas contundentes, no hizo más que sacar del letargo y fatiga a millones de militantes y dirigente que aguardaban “la voz de aura”, y sacudir, por otra parte, la vagancia de varios funcionarios y funcionarias que más allá de una foto, poco y nada aportan a las soluciones que requiere la población (funcionarios que no funcionas).


En este caso, fue la voz de la vicepresidenta que volvió a marcar agenda nacional al punto tal que, durante su exposición destruyendo cada uno de las acusaciones que le imputara el fiscal, todos los medios nacionales transmitieron en vivo. Queda claro que su capacidad y liderazgo siguen intactos. Es poseedora de estos atributos otorgados por el pueblo, y de un caudal nada desdeñable de votos. Tema este que, de verdad, preocupa a la derecha de Juntos que ve diluir un triunfo electoral para el 2023. Aún si ella no decidiera ser candidata, tal cual sucediera en 2019. No por casualidad, Juntos ahora sale a la palestra con el tema de juicio político contra el presidente Alberto Fernández. Si bien el argumento es la "intromisión y amenazas sobre la justicias" en realidad lo que parece buscar Juntos es desviar la atención sobre lo dicho y denunciado por la vicepresidenta.


La causa judicial por la que atraviesa, más cercana a una farsa judicial que a una verdadera búsqueda de justicia, no es muy distinta a la padecida por otros dirigentes del denominado campo nacional y popular. Así como San Martín terminó siendo eyectado por la oligarquía de aquellos años, no menos sufrió H. Yirigoyen que fue acusado de varios delitos, terminó encarcelado. Ni hablar de Juan Domingo Perón acusado, entre otras cosas, de robarse todo el oro del Banco Central. Algo parecido vivió Néstor Kirchner cuando la justicia macrista, alentada por medios de comunicación, mandaba retroexcavadoras a la Patagonia en busca del PBI robado. Ahora llegó el turno de la vicepresidenta. Mañana, será el de Juan Pirulo si éste representa u osa poner a la política por arriba de los mercados. A la derecha, no la mata Cristina, la mata el peronismo que tiene esa capacidad inconfundible de generar semilleros de nuevos militantes. Más aún cuando surgen liderazgos claros y contundentes. Y, cuando el discurso y gestos de amor prevalece sobre el odio. Aquel que se vio en boca de un diputado nacional (Federico Sánchez) de Juntos pidiendo pena de muerte para la vicepresidenta sin que esto inquietara a la dirigencia cambiemista.


A modo de recoger aquella voz de aura expresada por Cristina Fernández, e interpretando que el peronismo siempre enamoro y sedujo militando en la calle y aportando soluciones concretas –por ahora, estas no aparecen-, el PJ de Vicente López estará realizando un “Cristinazo” en la Plaza de Munro.

Tal cuan detallaran ante Lo Nuestro, Juliana del Bao, Sect. Gral del partido, Marcelo Accinelli vice del PJ, y Lucas Boyonovsky también conducción partidaria, la movida política se realizara el próximo sábado a las 11 en pleno corazón de Munro. Localidad que supo ser cuna de la industria metalúrgica y textil, hasta que llegaron los uniformados, Menem, y Macri que le diera la última estocada a la industria nacional.