top of page

Cristina marcó la cancha y el oficialismo se vio obligado a ponerse los cortos

Luego de que la dirigenta peronista subiera una carta que lleva como título "Argentina en su tercera crisis de deuda"



Dando una nueva muestra que lo suyo es la conducción política, aún con la devaluación que le deja el sabor amargo de haber sido parte de un gobierno lo no tan exitoso que se esperaba, pero muy superior al de Mauricio Macri, Cristina Fernández de Kirchner marcó la cancha y el oficialismo se vio obligado a ponerse los cortos. En el día de San Valentín, día de los enamorados, la dirigente peronista subió a su red social X una extensa carta (33 páginas) con contundentes críticas al gobierno nacional dejando en claro que con la receta que aplica, el fracaso para millones de personas está garantizado.

La ex presidenta señaló al mandatario como un "showman-economista en la Rosada" y que la dolarización que buscaba "significaba perder para siempre la posibilidad de desarrollo" del país.


En su carta, CFK apunta que el país "está atravesando la tercera crisis de deuda incubada en el gobierno de Mauricio Macri por el brutal endeudamiento contraído con fondos de inversión, agravado por el retorno del FMI a nuestro país con un préstamo de volumen y condiciones inédito y escandaloso".


"Hasta el momento, el nuevo gobierno sólo ha desplegado un feroz programa de ajuste que actúa como un verdadero plan de desestabilización y que no sólo retroalimenta el espiral inflacionario colocando a la sociedad al borde del shock, sino que además provocará irremediablemente el aumento de la desocupación y la desesperación social en una suerte de caos planificado", señala Cristina Fernández de Kirchner.


Más allá de lo descriptivo de la carta y en algún punto mostrarse un tanto distante del gobierno del cual fue parte activa, lo cierto es que detrás de cada una de esas palabras se vuelve a poner de manifiesto que Cristina no abandona la conducción política.


Como buena militante cultivada en el peronismo, entiende, comprende y, por lo visto, hace entender a sus millones de seguidores que esto recién comienza. Tanto por la” destrucción del país” a partir del modelo ideológico que impulsa el gobierno de Milei y Macri, como por su actitud de ponerse al frente de la oposición. Si no fuera así, por lo menos, ordenaría a su tropa de seguidores, que no es poco decir. Dicho esto, dentro de un contexto nacional en que la oposición -salvo el movimiento obrero organizado y algunos movimientos sociales que no se entregan dócilmente al imperativo del poder de turno y sectores de izquierda, y lógicamente el PJ con Unidad Ciudadana a la cabeza- no parece estar a la altura de las circunstancias.


Cristina marcó la cancha y de manera inmediata el oficialismo levantó el guante. Ministro y funcionario de segunda línea salieron a responderle. Si la ultraderecha gobernante necesitaba un “enemigo”, así considera Milei a todo aquel que se enrola en la oposición, pareciera ser que ven en Cristina a su principal y única enemiga. Que, extrañamente, y por las distintas expresiones con que salieron cruzarla, no sería “la casta”.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page