Chau, Patito, Tigre te va a extrañar

Martín Galmarini jugó su último partido como profesional rodeado de sus afectos y de una pasión tigrense que promete prolongarse


Por: Fernando Gañete Blasco.- En octubre de 2002 Tigre jugaba contra Atlanta. Transcurría el segundo tiempo y hacía su debut un chico de 20 años, quizá no tan joven para iniciar su carrera. Ni el propio flamante jugador se imaginaría que lo que comenzaba ese día sería mucho más que una trayectoria deportiva, sino una historia de amor. Veinte años después, en octubre de 2022 ese joven, ahora con 40 años, le puso fin a su carrera como futbolista. Martín “Patito” Galmarini jugó su último partido como profesional. Las lágrimas corrían las mejillas de cientos de seguidores, tanto como el llanto del propio jugador, quien dijo: “Yo nunca me voy a ir del club, sólo terminó un recorrido”.


Las palabras del Patito en la conferencia de prensa consolaban a los hinchas del Matador que se lo imaginaban, algunos como director técnico, otros como manager y no pocos que lo veían en un futuro cercano como presidente de la institución. Más allá de que el mismo en alguna oportunidad expresara que se veía más cerca de ser dirigente que DT, su entorno familiar lo avala con su historia. Hijo de Fernando Galmarini (ex Secretario de Deportes de la Nación) y Marcela Durrieu (ex diputada), hermano de Sebastián Galmarini (miembro del directorio del Banco Provincia) y Malena Galmarini (presidenta del directorio de AySA). A la vez, su cuñado es Sergio Massa (actual Ministro de Economía). La dirigencia pareciera ser el destino inevitable de Martín.


Su trayectoria en el Club Atlético Tigre, no sólo está marcada por el sentimiento recíproco con los simpatizantes del Matador, sino que está marcada a fuego con los números. De los veinte años de su extensa trayectoria, a excepción de tres temporadas -dos en River (2008/10) y una en Atlante de México (2013/14)- vistió la camiseta del club de Victoria. Fuel el jugador con más partidos disputados en la historia de Tigre (393 encuentros). Uno de los dos futbolistas que ascendió en dos oportunidades a primera en el club (2007/2021). Obtuvo dos subcampeonatos en la categoría superior del fútbol argentino y clasificó para la Copa Sudamericana (en 2009 y 2012) y en la Copa Libertadores 2013. En 2019 logró la Copa de la Superliga.


La familia, el combustible y sostén que siempre estuvo junto al ídolo de Tigre


Además de ser querido por el público, también es respetado y reconocido por sus pares. Se transformó en referente y líder de los diferentes planteles, transformándose en capitán en varias oportunidades. Más allá de por su historia en el club, por ser un líder natural. Sin ser del tipo káiser, sino de aquellos que hacen grande al equipo y mejor al de al lado, ya que respeta las decisiones de los cuerpos técnicos, aun si le toca a él ir al banco de suplentes, lo hace con alegría alentando a sus compañeros, gesto que hace que los más jóvenes lo imiten. Para ser líder, no necesariamente hay que tener carácter fuerte, siendo empático, buen compañero, humilde y defender al grupo son características claves y el Patito es de esos.


“Quiero agradecer al club que me dio mucho más que ser un jugador de fútbol, me dio la posibilidad de vivir de lo que soñé de chico, de conocer gente, de hacer amigos, de vivir los momentos más maravillosos que tuve hasta acá como persona. Creo que jamás podré devolver tanto cariño. Quiero decirles que los voy a extrañar muchísimo, no se cómo voy a llenar el vacío que me deja Tigre. Quiero pedirles que sigan estando como estuvieron todos estos años que estuve yo en el club, porque sin duda que la gente es el otor de todo esto. Yo nunca me voy a ir del club, tan sólo terminó un recorrido” Fueron las palabras de Martín Galmarini en la conferencia de prensa al despedirse como jugador, con lágrimas agridulces que no paraban de fluir de sus ojos y rodeado de toda su familia.


Chau Patito, Tigre va a extrañar a ese jugador, pero seguro que mantiene ese ser humano que seguirá haciendo mejor a la institución.