Cafiero genera cultura desde abajo: la política ambiental pilar de la política exterior

Así lo señaló el Canciller al cerrar la primera consulta regional para América Latina y el Caribe para la redacción de la Observación General N° 26 sobre derechos de niños, niñas y el medio ambiente, con especial atención al cambio climático junto a la Defensora de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, Marisa Graham.


El canciller Santiago Cafiero participó (ayer), junto a la Defensora de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, Marisa Graham, del cierre de la Primera Consulta Regional para América Latina y el Caribe para la redacción de la Observación General N°26 sobre los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y Medio Ambiente, con especial atención al Cambio Climático. En la oportunidad, el sanisidrense dijo que “la agenda de América latina y el Caribe y la del cambio climático son agendas de política exterior”. La mirada del Canciller, se compadece con el discurso que diera Lula tras obtener la victoria electoral. El electo presidente puso mucho énfasis en el cuidado del medio ambiente, en particular el Amazonas, espacio que Bolsonaro descuido con el objeto de priorizar cuestiones comerciales. Argentina plantea otro camino, el de la sustentabilidad, entre la naturaleza y el bien común de la humanidad. El encuentro se dio mientras el país aún no define una Ley de Humedales, Esto debido a la presión de gobernadores y diputados de todos, TODOS, los sectores políticos que por defender intereses sectoriales no acompañan el proyecto.


El evento fue organizado por la Defensoría de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes de la República Argentina y el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. También estuvieron en la ceremonia de cierre y lectura de conclusiones, representantes de UNICEF y del Comité.


El encuentro fue el primero a nivel mundial en relación a la elaboración de esta Observación General y tuvo lugar los días 1, 2 y 3 de noviembre de 2022 en el Palacio San Martín de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Contó con la participación de expertos y expertas de Estados y organizaciones de la sociedad, así como de niños y niñas de toda América Latina y el Caribe.

Durante su discurso, el canciller Cafiero planteó que “los países de América Latina y el Caribe necesitamos poner al cambio climático como uno de los pilares de la política exterior”, y valoró el rol de los niños, niñas y adolescentes como “agentes de cambio” para superar la crisis ambiental actual.


“La agenda de América latina y el Caribe y la del cambio climático son agendas de política exterior. No son reclamos sectoriales sino que cuando estamos hablando de La Casa Común, en términos del Papa Francisco, estamos hablando de política exterior, de cómo nos relacionamos”, expresó el titular del Palacio San Martín.

“Contra el determinismo del ‘no se puede’, los niños, las niñas y los adolescentes son los únicos agentes de cambio que pueden romper esa cultura del ‘para qué’. Con el cambio climático, el mundo adulto es el que está en deuda. Si no son los pibes y las pibas los que pueden lograr el cambio para superar la crisis ambiental, no hay posibilidad de que esto cambie”, agregó.


En tanto, la Defensora de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, Marisa Graham, afirmó: “El reclamo de los Estados, las organizaciones sociales y las niñas, niños y adolescentes de América Latina hacia los Estados llamados 'desarrollados', a los Estados del norte y a las empresas transnacionales han sido un clamor que resonó todo el tiempo en este día y medio, y que por suerte ha sido reflejado en nuestro documento”.

“Hay una voz de una región que clama por una mayor igualdad en el mundo y porque nosotros somos los habitantes de esta parte del mundo, los seres humanos que habitamos esta tierra, de la región más desigual y somos los más desiguales de los desiguales. Nuestros niños y nuestras niñas se merecen mayores niveles de igualdad y mayores niveles de justicia”, aseguró Graham, y añadió: “Vuelvo a repetir algo que nos gusta mucho hablar al pueblo argentino, hablamos de justicia social y no habrá justicia social sin justicia ambiental”.


Por su parte, el Representante del Comité de los Derechos del Niño de la ONU, Luis Pedernera, expresó: “La región de Latinoamérica y el Caribe desde mi perspectiva me ha dado una muestra de cariño al sumarse con sus ideas, con sus propuestas, con sus críticas, a enriquecer una observación general, que en el año próximo estaremos debatiendo y peleando por cada una de las cosas que están en este documento. Cuando nuestra región se moviliza, el Comité de los derechos del Niño se enriquece. No estamos solos, tenemos espalda, y con esta espalda generada en Buenos Aires vamos a ir a nuestras deliberaciones”.

El daño ambiental “afecta negativamente la trayectoria de vida de los niños y niñas mucho más que la de las personas adultas” expresaron durante el encuentro. “La pérdida de biodiversidad, la contaminación y el cambio climático son contribuyentes interrelacionados significativos para que aumenten las desigualdades de forma creciente, disminuya la seguridad alimentaria y del agua y se generen mayores amenazas para la salud y los medios de subsistencia. Esto tiene un impacto directo sobre los grupos en situación de vulnerabilidad, como los niños, niñas y adolescentes”, confió por su parte Marisa Graham.


El Comité de los Derechos del Niño, conforme a un mandato surgido en 2021, decidió trabajar en una nueva Observación General, la N° 26, en relación a los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y el Medio Ambiente, con el foco puesto en el Cambio Climático.


Las Observaciones Generales del Comité de los Derechos del Niño, “son documentos de extensión variable que de forma periódica elabora el Comité de los Derechos del Niño para ayudar a la adecuada interpretación y aplicación de los derechos de la infancia según la Convención sobre los Derechos del Niño”, fue una de las tantas definiciones que se escuchó durante la jornada.