AySA defenestra relato macrista, hace historia de verdad

Por primera vez se realiza un saneamiento (cloacas) para un total de 1,5 millones de personas en el Sistema Riachuelo. Lo anunció Malena Galmarini en referencia a los beneficios de las obras en el Sistema Riachuelo: Enlace de la 2da Cloaca Máxima con el Colector Margen Izquierda


A contramarcha del falso relato de Mauricio Macri y María Vidal, que anunciaban que “nunca, en 70 años, se había hecho tanto en materia de saneamiento ambiental”, cuando en realidad sólo sumaron cerca de 1% en materia de agua potable y red cloacal, un 70% menos que lo construido en estos dos años de gobierno popular. No por casualidad, Malena Galmarini, presidenta de AySA dijo: “Es un hito muy importante en la construcción de este sistema que va a permitir mejorar la calidad del servicio de cloacas a 4.3 millones de vecinos y vecinas, y darle por primera vez saneamiento a un total de 1,5 millones de personas, y cuidar el medioambiente”. La referencia de la titular de la empresa en que AySA se encuentra abocada en la plena construcción de un “nuevo hito dentro de la construcción del Sistema Riachuelo”, la mega obra de saneamiento cloacal que permitirá incorporar a más de 1 millón y medio de habitantes del sur del Gran Buenos Aires al servicio de cloacas, y mejorar la prestación del servicio a más de 4 millones de personas.

En esta oportunidad, se llevó adelante un conjunto de obras que permitirán conectar las centenarias cloacas máximas del sistema de saneamiento del AMBA con los nuevos colectores y la planta de tratamiento que conforman el Sistema Riachuelo.

Este conducto se realizó entre 1911-1919. Los trabajos de enlace consisten en cortar parte del lomo del colector porque parte del caudal se enviará al Colector Margen Izquierda, que transportará los líquidos a la nueva planta de pre tratamiento, en Dock Sud, que se encuentra en construcción.


El Sistema Riachuelo ya cuenta con 30 kilómetros de túneles construidos que recolectan los residuos cloacales, un emisario de 12 kilómetros por debajo del Río de la Plata y una planta de tratamiento en construcción, que permitirá solucionar integralmente la capacidad de transporte de las cloacas en el AMBA, mejorando la calidad del servicio, contribuyendo al cuidado de la salud pública, el desarrollo social y evitando la contaminación del Riachuelo por efluentes cloacales.

Actualmente se están realizando captaciones de pluviales y enlaces con las cloacas máximas. Estas obras y otras complementarias finalizarían en 2022.


Cloacas máximas, las gigantes subterráneas

Las cloacas máximas son grandes conductos de hasta 4 metros de diámetro que permiten transportar la mayor parte de los líquidos cloacales de la Ciudad de Buenos Aires hasta el Establecimiento Wilde.

Existen 3 de estas gigantes del saneamiento que atraviesan la Ciudad sin ser notadas.

Antiguamente, en especial en el caso de la primera cloaca máxima, permitían alejar los líquidos cloacales fuera de la Ciudad y depositarlos en la costa de Berazategui.

Actualmente, toda el agua servida transportada en las cloacas máximas recibe el tratamiento necesario para ser devuelta al río en las condiciones aptas para el medio ambiente.


La primera cloaca máxima, la más antigua

También conocida como la cloaca máxima del radio antiguo, por la zona de la Ciudad que primero contó con los servicios de agua potable y desagües cloacales, atraviesa la ciudad a la altura de las calles Paraná y Sáenz Peña hasta el Riachuelo, donde lo atraviesa y llega al Establecimiento Wilde.

Es un conducto circular que tiene, en su inicio, un diámetro de 1.45 m y aumenta a 2.20 m hacia el final. Además, posee una capacidad máxima de transporte de 5 m³/seg.


Las cloacas del radio nuevo

La segunda cloaca máxima es también conocida como la cloaca del radio nuevo, que es la zona que abarca la mayor parte de la Ciudad de Buenos Aires.

La tercera cloaca máxima fue la última en construirse a lo largo de la década de 1940.

300x250.gif
350x320 junio.gif