Atentado en Plaza de mayo: 5 muertos y más de 100 heridos

Sucedió un 15 de abril de 1953 mientras el movimiento obrero expresaba su apoyo al presidente Perón que era acosado por las constantes remarcación de precios. Sectores ligados a la derecha, más precisamente a la Alianza Libertadora, operaron para la puesta de bombas mientras


Por aquellos años, la situación del país atravesaba una compleja situación económica, producto, entre otras cuestiones, de puja distributiva llevada adelante por el gobierno de Juan Domingo Perón que era resistida por el sector empresarial que acosaba a la población con remarcaciones de precios. Frente a este panorama, el movimiento sindical (CGT) convoca a una movilización el 15 de abril de 1953 hacia Plaza de Mayo. Fueron recibidos por el Gral. Perón


Ante semejante barbarie, que en aquel período estas luchas se definían a los tiros o mediante golpes de Estado sobre gobiernos democráticos -el radical H. Yrigoyen padeció el primero-, ahora se materializan vía Poder Judicial, a través de su brazo “armado” medios de comunicación, el presidente Perón señalaba:


“He repetido hasta el cansancio que en esta etapa de la economía argentina es indispensable que establezcamos un control de los precios, no sólo por el gobierno y los inspectores, sino por cada uno de los que compran, que es el mejor inspector que defiende su bolsillo. Y para los comerciantes que quieren precios libres, he explicado hasta el cansancio que tal libertad de precios por el momento no puede establecerse”.


“Ustedes ven que cuando yo, desde aquí, anuncié que se trataba de un plan preparado, no me faltaban razones para anunciarlo. Compañeros: podrán tirar muchas bombas y hacer circular muchos rumores pero lo que nos interesa a nosotros es que no se salgan con la suya, y de esto, compañeros, yo les aseguro que no se saldrán con la suya”.


Según varios testimonios y datos recogidos a lo largo del tiempo y varios escritos entre ellos libros de Felipe Pigna, todo parece indicar que los autores de los incendios, pertenecían a las huestes de la Alianza Libertadora Nacionalista lideradas por Juan Queraltó, juntamente con hombres que operaban al mando de Tessaire y el por entonces mayor Jorge Osinde.

El futuro le tenía reservado a Osinde el triste privilegio de pasar a la historia como uno de los responsables de la masacre de Ezeiza aquel inolvidable 20 de junio de 1973, momento en que regresaba Perón al país tras 18 años de exilio tras padecer todos los vejámenes que uno se puede imaginar en manos de militares y civiles. Entre ellas, la proscripción política y persecución de Perón y de cientos de miles de hombres y mujeres vinculadas al Justicialismo, Muchos pagaron con sus vidas producto del odio, y de un plan sistemático desplegado por la denominada “revolución libertadora” (popularmente se la conoció como revolución fusiladora) alianza político-militar, encargada del golpe de Estado perpetrado un 16 de septiembre de 1955.


300x250.gif
350x320 junio.gif