ARBA los atrapó currando

El organismo provincial de recaudación intimó a siete grandes supermercados por maniobras de evasión en la comercialización de carne


Un nuevo peldaño en materia de detectar e intimar a evasores acaba de subir la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) el intimar a siete grandes supermercados por maniobras de evasión en la comercialización de carne. Los intimó por falsear alícuotas en sus declaraciones juradas de 2021 y, de esa forma, evadir más de $1.500 millones de Ingresos Brutos en las operaciones de venta de carne a los consumidores.


Al respecto, Cristian Girard, director de ARBA, explicó que “durante las fiscalizaciones intensivas que iniciamos a mitad de año sobre toda la cadena de alimentos, que abarcó desde las empresas que elaboran productos de consumo masivo hasta supermercados, detectamos una importante maniobra de evasión en la venta de carne que involucra a siete hipermercados: La Anónima, Coto, Toledo, Makro, Cencosud, Carrefour y Changomás”.


“Ingresos Brutos es un impuesto autodeclarado que se paga sobre las ventas. La maniobra de estos grandes supermercados consistía en declarar sus ventas de carne como si fueran una carnicería, donde esa actividad tiene una alícuota de 2,5%, en lugar de aplicar el 5% que es la que corresponde a un hipermercado. De esa manera, evadieron en 2021 alrededor de $1.000 millones, lo que con las multas e intereses del caso representan ahora más de $1.500 millones que deberán pagarle a la Provincia”, puntualizó Girard en declaraciones radiales.


Además, subrayó que “todavía nos queda pendiente analizar la situación de los años 2018, 2019 y 2020, y lo que sucedió en lo que va de 2022, así que la evasión podría llegar hasta $7.000 millones, según las estimaciones. Vamos a ver si estos grandes supermercados conforman el ajuste que notificamos, pagan y con eso se resuelve la situación, o realizan otro planteo, lo que nos llevaría a evaluar la posibilidad de accionar penalmente”.


Las fiscalizaciones de ARBA sobre el sector abarcaron doce grandes cadenas de supermercados que tienen actividad en territorio bonaerense. En cinco de ellas verificaron que no se registraban irregularidades, en tanto que en los siete restantes detectaron la evasión en las operaciones de venta de carne.


En la provincia de Buenos Aires, la alícuota de Ingresos Brutos que paga una carnicería por su actividad es de 2,5%; es decir la mitad de la que deben tributar los hipermercados, que es de 5%.


De ahí que, para llevar a cabo la maniobra de evasión, los híper declaraban la venta de carne como si fuesen una carnicería, cuando en realidad era una operación que debían tributar como un establecimiento de gran superficie. O bien forzaban la declaración jurada y aplicaban esa alícuota de 2,5% al total de ventas en el rubro carnes, pagando la mitad de lo que correspondía por Ingresos Brutos.


La labor fiscalizadora de la Agencia de Recaudación sobre el sector alimenticio y las grandes cadenas de supermercados se profundizó a mediados de este año, a través de operativos conjuntos con el Ministerio de Producción bonaerense, para controlar el cumplimiento del programa Precios Cuidados, verificar la documentación de traslado de mercadería y detectar posibles maniobras de evasión tributaria.


Estos controles abarcaron distritos del interior y zona metropolitana bonaerense, e incluyeron, entre otras acciones, cruce de datos y análisis de información para detectar subdeclaración o triangulación de ingresos, o bien la asignación de base imponible a actividades con alícuotas más bajas que las correspondientes.