top of page

Alberto Fernández sorprendió y despabiló a los que no funcionan, y al resto también

Anunció lo que era un secreto a los cuatro vientos: que no será candidato


Cuando nadie lo esperaba, el presidente Alberto Fernández anunció, el viernes 21, vía redes sociales que tomó la decisión de no ir por un nuevo mandato. Fernández se despachó con un video de 7 minutos donde detalló parte de su recorrido político, especialmente junto a Néstor Kirchner, y resaltando las contingencias que debió enfrentar bajo “mi gobierno”: negociación con fondos buitres, el muerto generado por el gobierno de Juntos -47 mil millones de dólares con el FMI- que limita y condiciona la política nacional, pandemia, guerra en Ucrania y, ahora, la sequía. Una seguidilla de acontecimientos como nunca antes el país había vivido. Obviamente que esto no exime al gobierno, y en particular al presidente, de lo que sucede con la política económica, con sus debes y haberes.


En realidad, la decisión del presidente era un secreto a voces que se precipitó ante la presión de grupos económicos que pujan por una devaluación. Claro que, no menos cierto, es la interna dentro del Frente de Todos que le reclama mayor firmeza a la hora de enfrentar a los sectores de poder concentrado, un puñado de empresas que siguen registrando balances superlativos mientras la pobreza sacude y los salarios miran desde muy abajo. Si alguien pensaba que Alberto Fernández estaba dispuesto a enfrentar a estos grandes grupos con firmeza, es no conocer su derrotero político.

En este marco, no siempre el Frente interno estuvo y está a la altura de las circunstancias: parecen más opositores que la propia oposición.


Era evidente que Alberto Fernández no tenía le intención de ir por un nuevo mandato. La realidad lo impone. De haberlo anunciado con mucha más anticipación, seguramente su poder institucional se hubiese diluido, sufriría el síndrome del “Pato Rengo”. Sin embargo, la presión del propio frente interno no pareció querer comprender esta realidad. Muy por el contrario, le fue restando institucionalidad y apoyo, especialmente el sector más crítico del FdT, La Cámpora, que no tuvo reservas a la hora de fustigarlo abiertamente. Otros fueron, y son, críticos, pero callan al calor del poder: “Si Evita los viera”, dijo en su momento Cristina Kirchner.


Independientemente de estas cuestiones, lo concreto es que Alberto Fernández podrá salir fortalecido y sobre todo el Frente de Todos en tanto y en cuanto esto sirva para allanar el camino del o la candidata a presidente.

Con AF lejos de la candidatura, se especula que si el FdT aplicara la máxima peronista de “primero la patria”, seguramente el triunfo electoral volverá a depositarlos en el gobierno para ser mejores y no meros relatores de la realidad como resultan no pocos ministros que suben al caballo por izquierda y bajan por derecha.

Commenti


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page