Alberto Fernández recuperó oxígeno, se encamina a una nueva etapa; ¿La Campora garante?

En el acto por el Día del Militante, motorizado en primera instancia por la CGT y movimientos sociales, se vio a un presidente dispuesto a recuperar, pandemia de lado, aquellos valores por el cual llegó al gobierno. Invitó a la oposición a consensuar un acuerdo con el FMI. ¿La Campora garante?

Foto: Leandro Teysseire


Seguramente, para el presidente Alberto Fernández el acto por el Día del Militante (17 de noviembre), celebrado en una colmada Plaza de Mayo, se ha convertido en una suerte de bisagra que anticipa una nueva etapa política-institucional. En el discurso del mandatario hubo muchos mensajes y gestos políticos. Queda claro que el peronista salió fortalecido, recuperó oxígeno luego de las elecciones y del acto en Plaza de Mayo. El resto -lo que marca el tiempo- será construcción política y ver la dinámica que le inflige a esta nueva etapa en que la pandemia promete quedar en segundo plano.

Así como la CGT y movimientos sociales y políticos, por caso el Movimiento Evita -el mismo que apoyó a Randazzo contra Cristina en el 2017- tenía programado el acto con anterioridad a las elecciones, lo cierto fue que los resultados sacaron a otros sectores del Frente de Todos a la calle. En esta saga se ubicaron el Frente Renovador de Sergio Massa y La Campora.

Durante el acto, Massa estuvo cerca del presidente, a metros, en un lugar reservado a dirigentes, sindicalistas y funcionarios. La Campora, con Máximo Kirchner a la cabeza, escuchó el discurso desde la 9 de Julio. Desde La Campora dijeron que “no pudieron llegar a tiempo”. Poco creíble. En eso de interpretar lenguajes gestuales, se podría inferir que la actitud de La Campora pareció decir: “Vos, Alberto, sos el presidente, te respaldo, te acompaño, te empodero empujando de atrás, todo tuyo; a cumplir con todo aquello por el cual fuimos elegidos en el 2019”.


No por casualidad, Fernández, en un estudiado mensaje que dirigió sobre el escenario montado por el movimiento obrero organizado (CGT), se refirió a que en el 2023 el Frente de Todos debe elegir a todos los candidatos por elecciones internas. Concejal, hasta el presidente. Por lo tanto, él mismo, sin decirlo, se anotó en la grilla de candidatos. Una jugada que seguramente podrá ser leída como evitar el síndrome del pato rengo.


La otra pata de la alianza gobernante, la que conduce Cristina, ¿está de acuerdo con la nueva impronta expresada por el presidente? (buscar mayor empoderamiento institucional en un marco de alianza electoral inédito para el peronismo), claro que sí. El pajarito enviado por redes sociales, así lo confirma. La vicepresidenta lo felicitó por el discurso en el Día del Militante.


Los mensajes del presidente fueron para dentro del Frente de Todos, como para el resto del arco político: A estos los invitó a debatir y participar de un proyecto consensuado con el objeto de acordar el deudón que dejó el gobierno de Macri: 44 mil millones de dólares con el FMI.


Con solo pensar que el 2022 el país, la población, deberá desembolsar la friolera de 19 mil millones de dólares para enfrentar pagos al organismo internacional, da la dimensión de lo que dejó el gobierno de Juntos por el Cambio. Una cifra, imposible de pagar. En el mejor de los casos, Argentina tendrá un saldo positivo, por exportaciones, cercados a los 14 mil millones de dólares. Monto que obviamente sirve para enfrentar diversas inversiones nacionales, provinciales y municipales: obras públicas, salud, educación, desarrollo científico, entre otros aspectos.


"Quiero anunciar que, en la primera semana de diciembre de este año, enviaremos al Congreso de la Nación un proyecto de ley que explicite el 'Programa económico plurianual para el desarrollo sustentable'", anunció Fernández frente a más de 60 mil personas reunidas en Plaza de Mayo. Y añadió que el mismo tiene "los entendimientos con el staff del Fondo Monetario Internacional en las negociaciones sin renunciar a los principios de crecimiento económico".

Conocida la sugerencia del presidente y al igual de lo que vienen practicando, en Juntos por el Cambio -la mayoría de la dirigencia-, se mostraron renuentes en acompañar un proyecto que consensue un acuerdo con el FMI que evite arrodillar al pueblo con ajustes y tarifazos, similares a los conocidos en tiempo recientes.

300x250.gif
Gestoria Noemi ok.jpg