Alberto Fernández, a diferencia de Macri, sostuvo que “las islas no son inglesas, son nuestras”

Lo dijo en una entrevista con la BBC. Además, reiteró que “son nuestras tierras”, y cuestiono, una vez más, a Inglaterra por avanzar sobre las islas "sin establecer canales de negociación"

Foto archivo: el presidente en San Pedro donde se libró la Vuelta de Obligado contra el imperio pirata y lavadores de dinero


Sin medias tintas el presidente Alberto Fernández dijo durante una entrevista con la BBC de Londres que “las islas no son inglesas” sino que “son nuestras tierras”, dicho esto a horas de cumplirse 40 años del inicio de la guerra en el Atlántico Sur, tras la usurpación británica desde 1833. Y mientras Rusia sostiene una guerra en Ucrania lo que mereció que otro imperio, EE. UU, Europa y la ONU aplicaran fuertes sanciones al pueblo ruso argumentando que la avanzada rusa bien debe ser catalogada como usurpación. Sin embargo, cuando el imperio Británico irrumpe en Malvinas las voces y sanciones de EE. UU y Europa no se manifestaron.


"En algún momento la razón va a predominar. No tenemos ni la fuerza, no tenemos los trasatlánticos, no tenemos la artillería, no tenemos los aviones, no tenemos las armas nucleares que el Reino Unido trajo en aquel entonces a circular por el Atlántico Sur. Pero lo que tenemos es la razón", definió el Presidente argentino.

Vale recordar que para el expresidente Mauricio Macri no era prioridad. Tanto que años anteriores consideraba que recuperar el territorio robado por el imperio inglés “sería un fuerte déficit adicional para la argentina”.


Fernández dejó claro que la Argentina no tiene intenciones de otra confrontación militar como la que en 1982 inició el gobierno de facto. “Los problemas se resuelven dialogando y encontrando puntos de acuerdo", dijo y se expresó dispuesto "a dialogar con los que usurpan mi tierra para ver si consigo que me la devuelvan".


"Es absolutamente incomprensible pensar que esas islas, que son una continuidad de nuestros Andes, que en algún momento se sumergen y vuelven a emerger y forman estas islas, no sean parte de la Argentina”, definió.


“Además –añadió- las ocupábamos antes que los ingleses las usurparan en 1833. Y desde entonces las venimos reclamando. Si algo tengo claro, lo único que tengo claro, es que las islas no son inglesas."


Además, el Presidente cuestionó al Reino Unido al sostener que no ve voluntad de diálogo por parte de Londres. "La actitud" británica para por "avanzar sobre las islas" sin establecer canales de negociación, dijo.


"Uno de los argumentos del Reino Unido es que han ganado la guerra y eso postergó el diálogo claramente. La guerra no da derechos", subrayó el mandatario.


Para el presidente, lo que moviliza a su gobierno el reclamo por Malvinas es "la memoria de los caídos". Además, reiteró su postura de no incluir a los isleños en eventuales negociaciones. "No se le puede preguntar al usurpador cuáles son los derechos que tiene" por el acto que comete, fundamentó.


"Si alguien usurpa mi casa y yo voy a un juez, y el juez dice vamos a preguntarle primero al usurpador qué piensa sobre el derecho que tiene de vivir allí. Eso no es así. En términos jurídicos, eso es un disparate, en términos éticos es una inmoralidad", explicó.


En tanto, sobre la decisión de la dictadura militar de intentar recuperar las islas a través de la guerra que comenzó en abril de 1982, hace 40 años, afirmó que el conflicto bélico no trajo "ningún efecto positivo" para la Argentina.


"Fue una guerra declarada por una dictadura que mandó a una generación de jóvenes valientes, héroes, a combatir en situaciones de mucha desigualdad con el contrincante. Por eso nuestro recuerdo eterno y nuestro respeto eterno. Los que comandaron la guerra fueron genocidas, pero los que murieron en Malvinas fueron héroes", puntualizó.