Duhalde no pierde las manías: golpea al gobierno pidiendo cambio de gabinete

En medio de la pandemia y mientras las papas queman

En medio de una terrible crisis mundial, producto de una pandemia que vino a llevarse vidas y dejar un surco marcado con una fuerte recesión, y mientras los Estados intentan-unos, con muchos recursos propios y con resto económicos, y otros, como los países emergentes sin dinero en caja- hacer malabarismo para enfrentar las situación, el ex gobernador Eduardo Duhalde salió a pedir la renuncia de ministros del gobierno de Alberto Fernández. Además, ponderó al empresariado local que “son los que tienen la plata”, por lo tanto, hay que acordar. Y es el mismo Eduardo Duhalde que abona que l"a deuda es impagable; yo creo en un paga Dios", tal cual dijo en los micrófonos de AM750.

Durante un reportaje en canal 13, con un Marcelo Bonelli que parecía preguntar condescendientemente y buscando lo acordado, el dirigente peronista aseguró que “de las crisis como la que estamos viviendo se sale con gente experimentada, funcionarios que tengan capacidad de gestión”. Dejando la pelota al pie del periodista, la pregunta vino sola; pediría cambios en el gabinete: sí, es necesario.

Y como para no dejar dudas dónde se para ante la vida, al Dios Mercado o junto a un Estado que intente aplicar equidad y justicia social pensando en los más empobrecidos, Eduardo Duhalde señalo que “hay que juntarse con los empresarios, ellos son los que tienen la plata, con ellos hay que diseñar un plan para salir de la situación”.

Detrás de las preguntas y no preguntas y de la contestación del dirigente subyace una avanzada, nada silenciosa, que ha comenzado hace un par de semana desde medios opositores al gobierno a instancias de grandes grupos empresariales y financieros. Con la excusa de levantar generosamente la cuarentena, contradiciendo todos los protocolos nacionales e internacionales de salud sobre el tema, el empresariado presiona de manera grosera: despidiendo o reduciendo salarios, aún cuando la ley lo impide. No son empresarios Pymes, precisamente.

Los que defienden los medios y sugiere Duhalde, al igual que el economista Carlos Melconían, son los “dueños de la Argentina” como algunas vez lo definió quien fuera periodista, Luis Majul. Techint,.FIAT, Bulgheroni, Ezkinazzi, Federico Braun, Marcelo Midlin, Coto, Caputto, Macri, Magnetto, gente con fortunas que llegan a tocar los 8.000 millones de dólares, en algunos casos; el más pobre de los nombrados tiene 500 según la revista Forbes. Fortunas, que en la mayoría de los casos , se encuentran ocultas en paraísos fiscales; fugadas y sin haber pagado impuestos.

Es increíble como los planetas que defienden a los grandes grupos económicos se alinean. Miguel Angel Toma, ex SIDE durante la presidencia de Duhalde, fue nombrado por el gobierno de Mauricio Macri como representante del Fondo de Sustentabiliad dentro del directorio de Techint. Esto se debió a que el Estado es accionista ya que, durante el gobierno de Cristina Kirchner, el grupo fue socorrido con dinero de todos los argentinos. Toma fue el que defendió los recientes los despidos de Techint.

Ahora, que las papas queman y que el gobierno intenta que “dejen de ganar un poco, no sean miserables”, como definió el presidente, y se les reclama un compromiso solidario mientras legisladores del Frente de Todos analizan crea un impuesto por única vez a las grandes fortunas, este sector avanza con pedidos de renuncias. Detrás de la pulseada se oculta una dura puja por ver si son los mercados quienes fijan la política , o es el Estado quien marca el rumbo en armonía con todos los actores.

Nada de lo que sucede es casualidad. Estos sectores saben que el gobierno debe endeudarse hasta la coronilla para enfrentar la pandemia. Argentina no es Alemania, EE.UU, Inglaterra o China que disponen de miles de cientos de millones de dólares ,en sus respectivos Bancos Centrales , para volcarlos al circuito, es lo que están haciendo. Argentina, al igual que el resto de los países emergentes, terminará saliendo de la pandemia, con un fuerte rojo económico. Es lo que buscan los que hoy arremetes, critican y nada ponen. Quieren repetir la historia: que sea tan grande la deuda que nuevamente sean ellos los que terminen prestando dinero al país. Tal vez estos sectores no evalúan que la pandemia abre múltiples puertas a la hora de buscar salidas. En manos de Alberto Fernández y su gabinete -muy calificado y acertado para el momento que asumió por cierto-, esta intentar que dentro del juego pendular entre el Dios Mercado y la política, le toque a la política avanzar un par de casilleros. No se trata de derrotar a nadie. Se trata, simplemente, que el capitalismo comprenda, por convicción –cuasi imposible-o por preservar intereses, (o por legislación), que el mundo requiere de otras reglas de juego.

300x250.gif
350x320 junio.gif