Cambiemos y el perverso juego de culpar al otro, Fernández


La mentira, el falso relato, la venganza y el odio menú oficialista

Por: Tano Armaleo.- “La inflación…, terminar con ella es un pavada”; “quiero que me juzguen por haber bajado la pobreza”; “la crisis Argentina, es culpa del kirchnerismo”; “vamos a sacar la grasa (trabajadores ) militante del Estado”, “se robaron un PBI”; “tienen toda la plata en bancos de exterior”; “el segundo semestre (2106) comienza la reactivación”; “pasaron cosas, por eso estamos complicado (2017), a fin de años se verán lo frutos”; “la culpa la tiene la sequía y la turbulencia externa”; “los sindicatos son mafiosos”; “allá, a lo lejos del túnel se ve la luz; “la política es nefasta”; “lo peor que le pasó al país es el peronismo”; “la gente se acostumbró a vivir bien”; “no duermo pensando en la gente que sufre”; “nos van a sacar muertos de la Casa Rosada”; “la oposición es mafiosa y narcotraficante”; “la crisis se la debemos a los que pueden gobernar mañana”; “nosotros somos la república, la moral, y la ética ciudadana”; frase y conceptos, todos que vienen guiando el “pensamiento” de Cambiemos desde el mismo momento en que llegaron Balcarce 50; Casa Rosada. Increíble, así llamaron al perro que sentaron en el sillón de Rivadavia para luego viralizar la imagen. ¿Qué hubiese pasado si nos gobernaba el canino?.

Detrás de tantas frases subyace un discurso falaz y mal intencionado. Se podrían citar infinidades de datos judiciales, y desmentidas periodísticas que por estas horas han comenzado a poner un poco de claridad. Cambiemos, Macri, Vidal, Elisa Carrió, Ernesto Sanz, Gerardo Morales, Alfredo Cornejo, por mencionar tan solo algunos, y una “banda” -son eso, banda de delincuentes- de sostenedores mediáticos y políticos fácilmente alquilables, se han dedicado en alimentar un discurso mentiroso a sabiendas de que mentían. Tal vez, el caso más dañino a nivel institucional lo haya constituido el suicidio del fiscal Alberto Nisman. Aún hoy, insisten con semejante montaje: lo matón Cristina.

¡Se robaron un PBI, se la llevaron toda! , fueron otras de las tantas mentiras con la que alimentaron la grieta. Lo único que encontraron fueron infinidades de cuentas de funcionarios, y del propio presidente en Paraísos Fiscales.

Durante todos estos años al frente del gobierno se ocuparon de profundizar la grieta, alimentando el odio y generando un manifiesto enfrentamiento de clase . Aún hoy, con los resultados de las PASO en la mesa, se empecinan en dividir, en agrietar: nosotros somos los buenos, la República, Uds.: malos, feos y sucios; negros, kirchneristas; y peronistas,disparan por las duda. La síntesis de semejante escenario hay que buscarla en el pasado fin de semana en Plaza de Mayo. Allí se resumía la impotencia de un gobierno que no encuentra rumbo frente a la realidad. Un gobierno que no sabe cómo salir de la crisis que produjo. Un gobierno que aposto a un modelo neoliberal dejando a millones de personas a la deriva. Un gobierno que prefirió ampliar la grieta y la lucha de clases, antes que tender puentes para quien decida cruzarlo.

Dejan un país peor de lo que recibieron. Así lo establecen todos los índices que mide el INDEC; !y los bolsillos". Es evidente que no tienen voluntad y mucho menos vocación de generar empatía entre la población. Es comprensible que quien gobierna procura tener el poder hasta último momento. Este no es el caso. Lo están dilapidando como si fueran Nerón. Es evidente que no les interesa restañar heridas, levantar al caído.

Prefieren quedarse con un núcleo poblacional duro. Juegan con un amplio sector de la población que por lo visto, está dispuesto a bancar el actual modelo, con grieta, odio, mentiras y lucha de clase incluida.

Compleja tarea tendrá el próximo gobierno -que todo indica será el del Frente de Todos-, no sólo en recuperar a la Argentina de la profunda crisis, sino, en dar una batalla cultural a fin de recuperar valores. Aquellos que Cambiemos enterró sin pudor y con el consentimiento bobo (no racional) de millones de personas.Un país en serio, no puede sostener una justicia errática y mercenaria. En un país en serio, los próceres son respetados y ponderados. Un país en serio no naturaliza que "fugar dinero a guaridas fiscales no es delito". Que no es un país socialmente justo y equitativo mientras un puñado de argentinos tengan más de 350.0000 millones de dólares depositados en el exterior; en su mayoría ilegalmente. En un país en serio, no se hace un blanqueo de capital para salvar a la familia presidencial. Un país en serio, no tiene ministros con dinero depositados en guaridas fiscales. Un país en serio y democrático, no menosprecia al adversario político, lo respeta, caso contrario, se convertiría en un vil autoritario.

Sólo un cambio revolucionario, de esos que sacuden los estamentos más rancios, permitirá que la población recupere el sendero de la equidad y justicia social. Quien gane en octubre- todo indica que lo hará el Fte. de Todos- deberá poner la política en la centralidad nacional a efectos de ordenar una economía en función social.


ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg
Sigue "LO NUESTRO"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Categorías

300x250_Asistencia-2.gif

Monteverde 3297 | Olivos | Vicente López | 4794-6638

Presentado por