El escándalo de la macrista Farmacity no cesa


Macri y Vidal silencio de radio

(Servicio de Noticias de Salud) .- Durante una entrevista mantenida entre la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, Isabel Reinoso, con Noticias de Salud Radio, se pone al descubierto, tal cual lo venimos denunciando la edición de papel Lo Nuestro, como así también por nuestra web, que detrás del desembarco forzado están las manos del poder. Tanto provincial (Vida) como nacional (Macri), que parecieran actuar como actores pasivos sobre un tema que, además de violentar la legislación, llevaría a que cientos de farmacias cierren sus puertas. Y el punto central: pierde el paciente.

A continuación, rescatamos las principales explicaciones que podrían contribuir a esclarecer qué se oculta detrás Farmacity. Empresa, vale recordar, cuyo accionista no es otro que Mario Quintana, vice jefe de gabinete, uno de los tres integrantes de la mesa chica del macrismo.

– Si Farmacity se instala en la Provincia de Buenos Aires, ¿en qué perjudicaría a las farmacias de barrio?

– El primer perjuicio es para el paciente porque esta empresa pretende que sean propietarios de farmacias sociedades anónimas y en éstas no se identifican quiénes son sus socios. Si el paciente tiene algún problema de salud quién se va a responsabilizar de lo que le pase en la dispensa del medicamento. En segundo lugar, Farmacity solo quiere instalarse donde le sea rentable, siguiendo un modelo de mercado que si se sobrepone a la salud pública las farmacias empiezan a cerrar. Porque surge una competencia desleal, ya que esta cadena vende productos que no están permitidos en las farmacias como golosinas, papa fritas, música, libros, entre otros. Por último, engañan a la gente al decir que bajarán el precio de los medicamentos, cuando sabemos que en nuestro país el precio es uniforme de Ushuaia a la Quiaca; de hecho las farmacity de Capital Federal no venden remedios más barato. Si Farmacity se instala en Provincia no solo cerrarán farmacias, sino que acordarán con los grandes jugadores y subirán los precios. La gente se perjudica por lo siguiente: les venden papas fritas y remedios contra el colesterol a la vez; hay un uso irracional del medicamento porque promueven el 2 x 1 y no se puede incitar a que las personas tomen cada vez más medicamento sino todo lo contrario; también generan un gasto de bolsillo de traslado en la gente; ya que no es lo mismo tener farmacias en todos los pueblos y barrios a tener farmacias solo en los centros donde es rentable para estas cadenas.

– En una entrevista en diario Perfil, en 2017, Quintana afirmaba que se generó empleo gracias a Farmacity. Y que el gremio de empleados de farmacia tenía 5 mil afiliados en Capital y Gran Buenos Aires antes de Farmacity y, 15 años después, pasó a más de 20 mil. ¿Qué opinás?

– Es falso. En los 90’ había mucho empleo informal en farmacias que no estaba registrado, pero con el avance de los derechos laborales el personal se fue blanqueando. Cuando se habla del gremio de la Capital Federal se refiere a ADEF y ADEP. Farmacity obviamente tiene empleados porque son farmacias grandes, que además ponen empleados para perfumerías y otros sectores de venta que tienen. En CABA cerraron más de mil farmacias propiedades de farmacéuticos que luego tuvieron que conseguir trabajo en las mismas cadenas que fundieron económicamente su negocio.

– ¿Por qué decís que hay un ataque a la Ley del Ejercicio de la Profesión Farmacéutica?

– Desde el punto de vista laboral se está atacando esta ley, porque Quintana no es farmacéutico y la norma establece que puede ejercer la profesión quien hizo esta carrera universitaria. En la Provincia la mayoría de las farmacias son propiedad de farmacéuticos; si hay sociedades entre farmacéuticos también es así. Y en los casos de sociedad con un no farmacéutico la administración tiene que estar a cargo del farmacéutico. En la sociedad anónima de Farmacity no hay nadie detrás. Hace poco un informe periodístico descubrió que hay sociedades offshore que la empresa tiene radicadas en el estado norteamericano de Delaware, un paraíso fiscal. Nosotros estamos dando nuestros servicios con nombre y apellido y a la cara de la gente. Ellos se enmascaran detrás de otras sociedades esto significa que las cosas no son tan limpias. ¿Y si se muere un paciente por una mala praxis quién es el responsable? No lo vas a encontrar nunca si vas a Delaware es paraíso fiscal y no te dan información de quiénes son los socios. Por este motivo, la legislatura bonaerense y otras provincias del país han elegido poner la salud de la gente por encima de los negocios de un empresario.

– En algunos locales Simplicity (de Farmacity) hay unos stickers pegados en las vidrieras que dicen “Punto de entrega Farmacity.com Pedidos on line”. ¿Pueden hacerlo?

– Eso no corresponde. Hace dos meses el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires mandó una carta documento a la empresa diciendo que esa práctica no se puede realizar. Es lo mismo que yo dispense en mi farmacia y mande a buscar el medicamento a una ferretería o cualquier otro comercio que no sea una farmacia. Estamos realizando un relevamiento y están retirando esos stickers de casi todas las simplicity.

– En muchas entrevistas afirmaste que Quintana está presionando a la justicia.

– No tenemos ninguna duda. Esa causa se reabrió después de que él no era más CEO de la empresa, pero sí era vicejefe de gabinete del gobierno actual y su abogado patrocinante no era más abogado, pero sí juez de la Corte.

– ¿Cuántos Concejos Deliberantes de los 135 municipios de la Provincia se manifestaron en contra de Farmacity?

– Cerca del 95 por ciento y para los primeros días de agosto vamos a llegar al 100%.Todas las semanas en dos o tres concejos se debate y en muchos casos el apoyo es unánime más allá del bloque que presenta el proyecto. Coinciden en sostener el modelo sanitario por encima del modelo de mercado que quiere imponer Quintana. Es un tema que nunca se discutió en los municipios porque se trata de una ley provincial, pero frente al silencio de las autoridades del gobierno de la Provincia de Buenos Aires comenzaron a discutir la instalación de Farmacity en sus distritos. En algunos municipios como Miramar, Hurlingham, Esteban Echeverria aprobaron ordenanzas o decretos bloqueando el ingreso de esta cadena; algo que se replicará en muchos otros Partidos. Es una forma de anticiparse por si se cae la ley provincial y defender el modelo que permite que haya farmacias en todos los pueblos y barrios.

– La Corte Suprema de Justicia de la Nación convocó a una audiencia pública el 29 de agosto para discutir el ingreso de la cadena Farmacity al territorio bonaerense. ¿Qué pasará ese día?.

– La discusión es dirimir si tienen potestad la Provincia o la Nación para legislar en esta materia, con lo cual esto ya tiene un impacto nacional, porque si a la Provincia le socaban algo que tenía (en contra de la Constitución) se caen todas las leyes que hay en la República Argentina. Por otro lado, también se convocó a amigos del tribunal, que son personas externas que seguramente apoyarán a Farmacity. Nosotros vamos a estar defendiendo a la gente y a la profesión farmacéutica que en está siendo atacada como nunca.

– ¿Qué posición toman los laboratorios en este tema?

– Nosotros hemos hecho movilizaciones a la corte, la gobernación y hemos encontrado farmacéuticos de droguerías, de laboratorios nacionales sobre todo, porque opinan que esto es una gran injusticia; ya que se trata de un juicio se había ganado en todas las instancias. No hay dudas de que hay presión política de un funcionario que hoy ocupa un lugar en el gobierno y pretende modificar una ley desde la justicia. Eso es atentar contra las instituciones democráticas porque las leyes se cambian en la legislatura. Hay gran indignación en muchos sectores, también nos apoyan farmacéuticos de hospitales públicos.

– ¿Por qué no hubo diálogo con el gobierno bonaerense?

– Esta cuestión se podría haber planteado en una mesa. Nosotros hemos pedido muchas veces reuniones con la gobernadora Vidal y ella prefiere no hablar. Yo no sé qué modelo de salud quiere para los 16 millones de bonaerenses. Durante la historia con cada gobernador, cada ministro que asumió se ha discutido el tema porque no estamos hablando de un bien de mercado que se pueda prescindir, sino de medicamentos que impactan en la vida o muerte de las personas. Me parece que también hay una falta de respeto y de consideración desde la Provincia con respecto a todas las profesiones universitarias. Reitero, estamos ante un problema que ya es nacional porque si la ley de la provincia es inconstitucional se caen todas las leyes del país. Y se pasa a un modelo de mercado en beneficio de una empresa, pero en detrimento de la salud de 40 millones de personas.


ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg

Categorías

300x250.gif