top of page

Violencia parlamentaria, prostitución judicial, triunfo de la selección, demasiado para un "Finde"

Dónde queda la población cuando las instrucciones son manoseadas. Diputados que todo lo justifican, jueces prostituidos y demasiado silencio mediático


"La primera reacción de estos jueces y camaristas fue plantar pruebas falsas y esconder la verdad. El Juez Ercolini, el mismo que elevó a juicio oral una causa armada sin pruebas como la de Vialidad, incitó a sus pares a buscar facturas truchas e inventar coartadas que justifiquen el cónclave secreto en el sur", dijo el Ministro de Justicia, Martín Soria en relación a lo que revelaron medios como Página 12, el Destape y el Cohete a la luna, respectivamente, en torno a la filtración del diálogo entre jueces, fiscales y empresarios para ocultar un viaje a la Patagonia, más precisamente a la estancias del empresario amigo de Macri, el inglés Lewis


Los chats que se conocieron pertenecen a un grupo de Télegram creado el 17 de octubre pasado, luego de la primera difusión de la noticia que situaba a los jueces viajando en un charter a Bariloche. El grupo de Telegram estaba integrado por quienes hicieron el viaje, entre otros: los jueces Julián Ercolini, Pablo Cayssials y Pablo Yadarola, también el ministro de Seguridad de CABA, Marcelo D’Alessandro; el exjefe de Legales de la SIDE, Tomás Reinke; Leonardo Bergot, también exmiembro de la secretaría de Inteligencia y empresarios del multimedio Clarín.

Esto era revelado cuando la gran mayoría de la población no terminaba de comprender la virulencia verbal y gestual, exhibida por legisladores de Juntos por el Cambio en el recinto de la Cámara de Diputados. Los más grosero y virulento provino del presidente del bloque del PRO, Cristian Ritondo quien cargó sobre la presidenta de la Cámara, Cecilia Moreau. Ritondo, con toda intencionalidad cargó sobre Moreau con gestos obscenos y expresiones "vulgares", "misóginas” tal cual se pudieron ver por las pantallas.

Ritondo, al igual que el radical Mario Negri, presidente de la banca de la UCR, justificó la agresión y virulencia verbal y gestual, como una manera de oponerse “al atropello del oficialismo, del kirchnerismo” que pretendía sesionar sin respetar el reglamento: había pasados más minutos de los permitidos para dar cuórum.


@cristianritondo

Lo subo yo también: grito porque se cagan en el Congreso, en el reglamento, en las leyes, en las instituciones. Grito también porque se negaron a darme la palabra. Solo aparecen para apretar a la Justicia. Ese soy yo, el del video, gritando que NO había quórum.

pero no hizo mención a los gestos que se captaron en video, que generaron polémica en redes.


Una nimiedad argumental la de Ritondo frente a lo que se definía: la creación de 5 nuevas universidades. Tema al cual no todo el bloque de Juntos por el Cambio se encuentra unificado.


Además, los diputados marcristas, así lo dejaron entrever tanto Ritondo y Negri, es no permitir que la Cámara de Diputados logre nombrar a los nuevos miembros del Consejo de la Magistratura. Para esto, y siguiendo el pensamiento del senador Luis Juez, no hay que dejar que el oficialismo pueda sesionar, sancionar leyes.

Que, en un ámbito parlamentario, se debate, se discuta de manera álgida y ríspida, apasionada, resulta comprensible y saludable. El problema cuando se rompe el pacto de convivencia. De Tolerancia mínima que permita sesionar y buscar leyes que mejoren la vida de los pueblos.


Lo que se vio en aquella sesión fue el todo vale. Nada importa de respetar al otro, ser tolerante. Fue una exposición opositora que, abre la puerta para justificar que la violencia puede servir como método de construcción política.


La otra cara da la violencia institucional fue lo revelado en torno al viaje de jueces al sur del país. La promiscuidad fue grosera. Tanto como aquella que se vio cuando jueces y fiscales juegan un torneo de fútbol en la cancha del ex presidente Macri, y comparten asado. Si esto de por sí es grave, más resulta saber que estos magistrados son los que tienen sentada en el banquillo a Cristina Fernández en una causa claramente armada al sólo efecto de condenarla.


En otros tiempos, la embestida judicial y violencia política recayó sobre la figura de Hipólito Yrigoyen. Luego de derrocarlo, lo enviaron preso a la isla Martín García. Lo acusaron de ladrón. Posteriormente fue el turno de Juan Domingo Perón. Un golpe de estado lo destituyó. Lo acusaron de robarse TODO el oro del Banco Central. Al presidente Arturo Illía también lo derrocaron inventando falsas causas. A Raúl Alfonsín no le fue mejor a la hora de inventarle causas y delitos de corrupción, que nunca se comprobaron, pero que tanto daño le causaron a él y al andamiaje democrático. Ahora, brazos ensangrentados embarrados de la Familia Judicial y grupos mediáticos carga con Néstor y Cristina Kirchner.


Cuando estas avanzadas falaces recaen sobre figuras como las nombradas, es donde el ciudadano de a pie se ve claramente desprotegido. Sin justicia. Es bajo este clima que aparecen los falsos profetas y salvadores políticos lindantes con esquemas nazistas.

250x250.gif
bottom of page