top of page

Viejos meados, estudiantes cagados de frío y Universidades al borde del colapso

La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) reveló de hecho que el presupuesto universitario de este año es el más bajo desde que hay registros (1997).



Es la Argentina de los hermanos Milei. La que votaron millones de personas en el convencimiento de que el ajuste, los tarifazos, los despidos, los pagaría “la casta”. Era mentira. La casta la disfruta y cobra salarios millonarios mientras la educación pública se va cayendo como torre de crema en el desierto. Todas, todas las Universidades Nacionales están padeciendo en carne propia el ajuste del gobierno nacional.


A la fecha, lleva invertido el 60% del presupuesto anual.Lo que pone de manifiesto que sin actualización presupuestaria "peligra el normal funcionamiento" al punto extremo que puedan verse afectadas las clases aseguran decanos de la UBA.

Sucede que el gobierno de Javier Milei, y Juntos por el Cambio, básicamente congeló los fondos del Presupuesto 2023 pese a que la inflación llegó al 287,9% a nivel interanual en marzo.


Un informe de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) reveló de hecho que el presupuesto universitario de este año es el más bajo desde que hay registros (1997), mientras que la caída interanual en su ejecución fue del 34,4%. “La decisión del Poder Ejecutivo de prorrogar el presupuesto del año anterior implica una reducción del 72% en términos reales para el ‘Desarrollo de la Educación Superior’”, explicó ACIJ, por lo que dijo que “de no haber modificaciones que amplíen los montos disponibles, éste será el presupuesto universitario más bajo desde 1997, año a partir del cual se cuenta con datos del programa”.


El informe también analiza la evolución del gasto por alumno. Desde el año 2000, la cantidad de estudiantes de pregrado y grado en el sector de gestión estatal aumentó de 1.138.503 a 2.065.115 en 2021 (último dato disponible). El informe advierte que este año “el presupuesto disponible por estudiante es el más bajo de toda la serie” y estima que este año se destinarán aproximadamente $690.000 por estudiante, lo que representa una reducción del 72% con respecto al año anterior y un 82% menos que en 2013, cuando se alcanzó el máximo nivel de gasto por estudiante.


De este modo, mientras el autoritario presidente ataca a diestra y siniestra a todo aquel que no comulga con su fundamentalismo económico, maltrata a diputados, acusa a radicales de coimeros, a periodistas de ensobrados, refiere a jubilados como viejos meados, ahora ataca a la educación pública dejando a las universidades sin presupuesto.

Para el gobierno nacional, la educación pública es una “desgracia”. Por lo visto, en esto de sentirse empoderado, como si lo que dice y hace es la verdad revelada, el primer mandatario nunca hace referencia a la dramática situación que denuncian, en este caso, rectores universitarios. Queda claro que, dentro de la ideología del primer mandatario, estas cuestiones no importan. Entiende que el mercado es quien ofrecerá educación de calidad.


A Milei no le importa que los tres premios Nobel salieron de las universidades públicas. Tampoco le importa que las Universidades Nacionales se ubican entre las 50 mejores Universidades del Mundo, públicas y privadas. Un sitial de privilegio considerando que las del resto de la región no figuran en esta grilla de privilegiados académicos. Además, la UBA de Derecho se sitúa en el lugar 26, también a nivel mundial. Estamos hablando de cientos y cientos de universidades, públicas y privadas, que integran esta suerte de competencia académica.

Kommentare


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page