Vicente López: una de cal, otra de arena

La falta de control municipal a la hora de garantizar calles limpias y realizar la correspondiente poda en tiempo y forma, hace que muchas zonas vivan y sean tratadas como localidades de segunda


Foto: Los vecinos cumplen, limpian; el municipio pasa de largo


Nunca queda muy en claro cuál es el valor positivo si la de cal o la de arena. Una frase popular que bien podría ajustarse a la situación que vive la comunidad de Vicente López. Mientras, por un lado, el municipio “continúa desarrollándose los servicios de recolección de montículos y el Día Verde (residuos reciclables) en cada barrio del distrito, como parte de la tarea fundamental de mantener las calles y el espacio público limpios para una mayor prevención”, no pocos vecinos están que trinan por el mal servicio de limpieza de calles, y el lento y costoso mantenimiento de poda especialmente cuando a extracción de árboles se refiere. Para gran cantidad de vecinos consultados, se les hace imposible pagar más de 50 mil pesos por la extracción de un árbol. Es el único municipio de la región que cobra por extracción.

Vale mencionar que, la limpieza de calles al igual que la poda y extracción de árboles, en líneas generales, es realizada por empresas privadas; Transportes Olivos. No obstante el municipio cuenta con un plantel propio que barre calles.


No son pocos los llamados y quejas de vecinos y comerciantes que llegan a la redacción de Lo Nuestro alertando que “no pasa el barrendero por días, semanas”, argumenta Patricia de la calle Chacabuco y San Lorenzo, en Olivos, para agregar: uno limpia la vereda, barre la calle, pero imagínate que con la cantidad de hojas que hay es imposible mantener limpia la acera. La queja de la vecina se compadece con aquellos que aseguran -gente de Villa Adelina, por caso caso- , que además de ver “muy de vez en cuando al barrendero”, nunca te dejan una bolsa como para que uno ponga las hojas de los árboles. Como si existieran dos clases de vecinos, es frecuente ver, y comprobar, que a frentistas de la Lucila, se les entrega bolsones para la recolección mientras que a otros ciudadanos, no sólo son marginados de estos “beneficios”: ven en figuritas al barrendero.


Queda claro que la falta de control municipal, y, por lo visto, una mirada selectiva, hace que muchas zonas de Vicente López vivan y sean tratadas como localidades de segunda.


En lo que respecta al denominado “Día verde”, es un programa que lentamente va calando en la comunidad lo que permite, además de la toma de conciencia social, un mejor ordenamiento en lo que a recolección de materiales se refiere: muebles, electrodomésticos, restos de jardinería (embolsados o atados hasta un límite de 1,5 mts3) y restos de obras o tierra (máximo de 10 bolsas).

“Día Verde” incluye la recolección de papel, envases plásticos, latas, cartón, envases de vidrio. Ya se superaron los dos millones de kilogramos de reciclables recuperados.

Utilizando la app de Mi Barrio, el vecino podrá encontrar la información de Día Verde con cada barrio, día de recolección y recomendaciones, tanto para el programa Día Verde y sus zonas de recolección, como para los Puntos Verdes.

Para más información: https://www.vicentelopez.gov.ar/vlverde#utm_source=facebook&utm_medium=organico&utm_campaign=diaverde&utm_term=infoydias&utm_content=vl