Vicente López,¿a quién le importa el doble discurso? Vecinos Unidos reclama compromiso de candidatos

Invita a todos y todas las candidatas a suscribir una suerte de acuerdo ético-político ligado al respeto al Código Urbano

Imagen; En el 2018 los vecinos elaboraron el Mapa de las Excepcoines


Distintas organizaciones sociales aglutinadas en torno a la Agrupación “Vecinos Unidos de Vicente López”, vuelven a convocar a todos los candidatos que disputarán las elecciones generales a fin de suscribir una suerte de compromiso en torno a temas que consideran prioritarios, dicen los vecinos, por ser cuestiones “problemáticas urbano-ambientales que aquejan a nuestro municipio”. A tal efecto, estarán realizando un encuentro abierto el próximo 1 de noviembre. Esto sucederá a las 18.30, en Urquiza 1460, a Asociación Pablo Tissera.


“Desde hace ya más de 15 años los vecinos de las nueve localidades de Vicente López venimos padeciendo un desmedido y caótico crecimiento de la construcción, en nombre del “progreso”, reza la invitación extendida a todos los partidos. Y agregan de manera imperativa que: “declaramos necesario y urgente el compromiso formal de los señores concejales de Vicente López que seguirán en función y de los candidatos que se postulan para las próximas elecciones legislativas 2021, en la implementación de las siguientes acciones”.


¿Qué sucede con aquellos candidatos que no firman o no participan de la convocatoria?; ¿se los ubican en el lado de los “malos de la vida”?, Demás está decir que no, toda vez que una organización respetada como es en este caso Vecinos Unidos no debería arrogarse la potestad de ser “la gran fiscalizadora” del resto de los actores de la comunidad. Si bien es cierto que dentro de una Comunidad Organizada todos deben sentirse y tener la posibilidad de ser protagonista, nadie debe estar por arriba del resto. Seguramente, más allá si firmas sí o firmas no, resultaría interesante que los candidato den la cara y fijen posturas sobre temas concretos como los que plantea VU.


Vecinos Unidos de Vicente López exige que los candidatos acuerden “no permitir ningún cambio al Código de Ordenamiento Urbano (COU) que aumente la densidad habitacional, reduzca el uso público del suelo y/o comprometa la identidad de los barrios (de casas bajas, arbolados y tranquilos), el patrimonio arquitectónico, cultural y natural del partido” y, que, verdaderamente, lo firmado sea cumplido. Aun replica en los oídos de los vicentelopenses aquello que dijera Jorge Macri en plena campaña 2011 a modo de desmarcarse del intendente Enrique “japonés” García: “las excepciones son corruptas”; “en mi gestión se terminan”. Nada de eso sucedió. Muy por el contrario, se ampliaron con respecto a las otorgadas por García.


Macri, no solo copió dicho modelo de “corrupción” que permite -voto de concejales mediante-, que grandes empresarios se beneficien a partir, por ejemplo, de violar el Código de Edificación. Algunos registros dan cuenta que por las manos de García pasaron cerca de 350 excepciones; Macri lo supera con holgura: está por pisar las 580. Esto gracias a tener un Concejo Deliberante que termina actuando como si fuera una suerte escribanía del jefe comunal. La mayoría que tiene Cambiemos, gracias a los votos de la población, facilita la salida de excepciones; y tal vez -siguiendo el pensamiento del intendente- el pago de suculentas coimas.


Así y todo, a la población local pareció no preocuparle la falsa promesa de Macri. Como tampoco le preocupa que el intendente, elegido con el 62% de los votos, deje el municipio, abandone el barco dirían en el barrio, para ser ministro en el Gobierno de Larreta.