Urgente: avión aterrizó clandestinamente en San Fernando

Estaba conducido por pilotos israelí, camerunés y polaco. “Extrañamente”, logró sortear los controles de la PSA. Trajo material sensible. Informe exclusivo

Por: Tano Armaleo.- Como si fuera parte de la fascinante y mágica lectura que recrea Jorge Luis Borges en sus cuentos, por caso Ruinas Circulares, todo lo escrito, dicho, relatado y, sobre todo, fabulado en torno al avión venezolano EMTRASUR, piloteado por iraníes y personal aeronáutico de Venezuela, al cual la justicia autorizó a despegar por tener todo en regla, queda reducido a cenizas con lo sucedido en el aeropuerto internacional de San Fernando en la madrugada del miércoles 15 de junio.


De manera exclusiva, y por esas cosas fortuitas de la vida de un periodista, Lo Nuestro fue testigo de la llegada de un avión piloteado por un comando, sí comando -así estaban ataviados- integrado por un israelí, un camerunés y un polaco.


Mayúscula fue la sorpresa al ver a esos pilotos descendiendo de las escalinatas, alguno con kipa, otro con túnica muy colorida, otro con polainas. Ninguno de ellos portaba armas, a la vista. Sólo se les veían bultos en sus cinturas. Y no eran, precisamente, rollitos de grasa.


Mientras los pilotos descendían, una cuadrilla con los rostros encubiertos, bajaban grandes bultos de la aeronave. La cargaron en camionetas Ford Ranger negras con vidrios polarizados, que luego se supo eran móviles blindados. Fueron tres cajas prolijamente embaladas en madera. Aparentemente maderas provenientes del Amazonas. Nada casual, Bolsonaro, se entiende, todo tiene que ver con todo.


Con la carga emocional, y amenaza de tener un avión en Ezeiza del “terrorismo internacional”, no cabía otra que preguntarle a un poli de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) si estos tipos no serían parte de aquel comando que “asesinó” al corrupto Fiscal Nisman en el baño de su casa sin violentar puertas y ventana alguna; estaban todas cerradas. O si vienen a instalar otro “suicidado”.



No era complejo descifrar que el piloto judío era parte de la MOSSAD. Seguro, tenía el kipa bajo la gorra y una suerte de rosario de hilo que colgaba de la cintura, y lo tenía en sus manos como si estuviese transmitiendo algo. El camerunés, fortachón el hombre, tenía grabado en su rostro la impronta del fallecido dictador Idi Amin: negro, africano, regordete, cartón lleno. ¡Si lo viera Miguel Picheto o Macri!. El polaco, por Dios, estos vienen del comunismo, no olvidemos, son conversos que juegan con la OTAN, con los EE.UU.


Tano, ¿sos boludo o no entendés nada?, ¿en qué mundo vivís?, me dispara el am

igo de la PSA ante mi sorpresa. Por lo visto, no hacía falta repreguntarle nada para recibir la respuesta.


Capo, ¿te enteraste que el chavista Alberto Fernández le cantó las cuarenta a Biden en su propia casa y en nombre de la CELAC?.


Sí… y con esto qué me querés decir.


Uh, no entendés nada. Todo tiene que ver con todo. El avión EMTRASUR, qué te dice el nombre, Entra al Sur, lo disfrazan. ¿Entendés?. Estos tipos, Fernández, Maduro, Lopéz Obrador, Arce, el comunista del chileno (Borik), quieren meter el comunismo, el populismo en toda América. ¿Vos pensás que los EE.UU te la va a dejar fácil?, ni en pedo.


Correcto, y este avión, Podexarline, ¿qué tiene que ver?


Clarísimo. Vos sos testigo de los bagayos que bajaron. ¿Qué te pensás que tienen adentro, confites?, ja!. O no te llama la atención que la controladora Telpuk, si, la misma que revisó la valija de los dólares del venezolano Wilson, ya no está para controlar.


Estoy como los chinos, no entiendo…


Boludo, ¿no te das cuenta para quién labura la mina?, la EMBAJADA. El Podexarline es línea blanca, entra sin controles en cualquier parte. No, no, ya sé lo que me vas a decir, la otra blanca, la colombiana, no justamente esa. Esto es muy serio, los yanquis combaten la corrupción, y a los comunistas disfrazados de populistas. O Vos te pensás que los tipos (periodistas) de la tele laburan gratis diciendo las giladas que dicen para la tribuna. O la Pato Bullrich y toda esa “casta” hablan por hablar, ja!. Están todos enganchados, todos tienen sus sobres. No te das cuenta que la gente compra cualquier cosa.


Según pude indagar, las camionetas se encaminaron a lo de un tal Fiscal Damajuana. El hombre, en verdad un cineasta que opera para la FOX, le facilitaría, no lo tengo confirmado aún, retroexcavadoras para enterrar las cajas, en lo posible en la quinta Los Abrojos. Las despolvarían cuando las elecciones estén más próximas en el imaginario popular. Mientras tanto tiran bombas de humo.


Prepárate para el verano, me confían con una sonrisa cómplice a modo de anticipación


“Te explico. Las cajas traen sombrillas”, me sincera el PSA. Sí, sombrillas y globos amarillos que diseminarán a lo largo y ancho del país.


Epa, sombrilla, qué extraño teniendo tantas fábricas en el país.


A ver cómo te lo digo. Sí, son sombrillas y globos amarillos.

Sí, cierto, pero hay algo más. En realidad son radares que controlan el pensamiento. Tienen un alcance considerable. Los globos, cuando explotan, producen una radiación sonora imperceptible al oído humano que te deja embobado, entregado. Te explico, es como esos programas de TV o medios que te dicen hermoso día, lo machacan mil veces y terminás creyéndolo. Entonces salís a la calle y caen soretes de punta, y vos decís, no, esto no es lluvia y del otro lado de la pantalla te dicen que es agua de una maceta recién regada desde un décimo piso.


En este punto es cuando me viene lo escrito en las paredes de París durante el mayo francés: te mean y dicen que llueven. Traducido, me venden buzones.