Tigre en modo TEA: se acabaron los ruidos dañinos

Julio Zamora decretó la prohibición del uso y comercialización de pirotecnia sonora en el Municipio de Tigre que beneficiara fundamentalmentea a personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA). Se aguarda que el Concejo Deliberante apruebe la Ordenanza


Días atrás, el intendente Julio Zamora promulgó una “medida pionera” en toda la provincia de Buenos Aires, que tiene como objetivo “proteger a personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA), niños y adultos mayores, así como evitar daños a mascotas y fauna en general”. La normativa será elevada al Concejo Deliberante para solicitar su convalidación. Tema que se descarta será votada por unanimidad; salvo que los concejales de la derecha de Juntos apliquen la misma metodología que sus pares de diputados: oponerse a todos las iniciativas oficiales.

Según datos recabados en despacho municipal, el decreto “prohíbe en el Partido de Tigre la utilización, tenencia, acopio, depósito, exhibición, fabricación, detonación, comercialización al público minorista o mayorista de pirotecnia y cohetería con efecto sonoro”; a excepción de artificios para señales de auxilio, emergencias náuticas y para el uso de las Fuerzas Armadas, de seguridad y/o Defensa Civil. En este marco, declara de interés municipal “la realización de campañas de información, educación y difusión de la normativa, con el objeto de concientizar a la población”.


La realidad determina que, a personas que padecen TEA la pirotecnia, en estos casos, le genera un alto nivel de estrés y ansiedad, provocando miedo, crisis de llantos y gritos.


El proyecto presentado por el jefe comunal, explica las consecuencias de los estruendos provocados por la pirotecnia en los pacientes con T.E.A: “se tapan los oídos de manera desesperada y pueden llegar a autolesionarse, en búsqueda de protección, ya que la perturbación que les provoca los sonidos fuertes incrementa su nivel de cortisol en sangre, lo que los pone tensos y los lleva a ensayar conductas estereotipadas y repetitivas, llegando incluso a actitudes agresivas como forma de manifestar la molestia”.


Además, los explosivos en el caso de las mascotas, aves y fauna en general –dadas sus particulares cualidades sensoriales- sufren en mayor medida los efectos de la "pirotecnia sonora", causándoles daños auditivos, desorientación, pérdida de sentidos, además de quemaduras. En este marco, considera "imprescindible la adopción de medidas públicas concretas, a fin de prevenir accidentes, ello, en forma concomitante con la adopción de actividades de concientización de los ciudadanos, mediante campañas de difusión que informen a la comunidad la prohibición del uso de cierto tipo de pirotecnia y los peligros que su utilización conlleva".


Y finaliza: "Eliminar la comercialización y uso en el ámbito del Municipio de Tigre artefactos que tienen un alto grado de peligrosidad se justifica en que la manipulación de estos productos tiene riesgos de incendios, ruidos molestos, daños materiales, lesiones graves y en muchos casos, la muerte de las personas y animales".


La medida tiene su antecedente en diciembre del 2019, cuando el intendente Julio Zamora firmó un decreto que estableció la suspensión del uso de pirotecnia en actos oficiales y espectáculos públicos municipales en todo Tigre. A partir de este decreto, también, se realizaron campañas de comunicación para desalentar el uso de la pirotecnia y concientizar sobre los riesgos y efectos negativos de su uso.