Massa "se cayó en la educación", arrastró al concejal Molinos y van por el Delta

La intención es crear la Universidad Pública del Delta. Una jugada política, el abrazo del titular de la Cámara con el concejal, que tiene una fuerte repercusión en la interna del distrito


Por: Tano Armaleo.- Y pensar que hubo funcionarios, y funcionarias, que consideraban a la educación como algo secundario. Tanto que, además de degradar el Ministerio de Educación para reducirlo a Secretaria, decían: “para qué vamos a crear universidades, si los hijos de los trabajadores no van”. Otro, más: “es una desgracia caer en la escuela pública”. La contracara la constituye el peronismo que hace de la educación, una bandera inclusiva y masiva, libre y gratuita. Así lo ratifico el tigrense Sergio Massa al recibir en su despacho al concejal Rodrigo Molinos. Una postal que, independientemente de la creación de la Universidad -tema sobre el cual también viene trabajando intensamente la diputada sanfernandina Alicia Aparicio (Ft. Renovador- Frente de Todo)-, marca el regreso institucional del edil a las arenas que controla el líder del Frente Renovador.


El concejal Molinos, vale recodar, llega a la política tigrense de la mano de Sergio Massa. En su momento fue presidente del Club Tigre y como tal comenzó a tutearse, de la mano del diputado, con la política distrital. Y en esto de que la interna entre el zamorismo y el massismo presenta aristas similares a las que exhibía Alberto Fernández con Cristina hasta que ambos comprendieron que la unidad era el camino indispensable para apartar las piedras dejadas por la derecha nacional, el regreso de Molinos al calor del massismo abre el interrogante si esto va en dicha sintonía. O en su defecto, hacia la profundización.


Por ahora, la fractura entre ambos espacios es una realidad irrefutable. Nada que el tiempo y las necesidades no pueda restañar. Son tiempos de pases y cambios de camisetas. De internas álgidas y calientes. De pulseadas y de correlación de fuerzas hasta que llegue el día de cierre de listas. Por lo pronto, Julio Zamora juega de lleno sus fichas en el Frente de todos. Tanto que su mujer, Gisela, acaba de ser nombrada parte de la mesa de conducción por la 1ª Sección Electoral.


En tanto, Sergio Massa continúa reposicionando al Frente Renovador, la otra pata que da fuerza al FdT a nivel nacional. Por lo tanto, como dos hombre de la política (cada uno con su volumen por cierto), no es descabellado aquello que se rumorea en Tigre: al final del camino, y en esto con lo que tanto insistía Perón “economía de fuerza a la hora de enfrentar al enemigo”, terminen conjugando el mismo verbo. Porque no sea cosa que de tanto tirar la cuerda, la oposición -Juntos por el Cambio- logre ganado las elecciones de medio término. De ser así, el HCD cambiaría de rumbo con el consiguiente riesgo institucional que esto significaría para Tigre.


Volviendo a la Universidad del delta, Massa recibió en su despacho al presidente de bloque oficialista y concejal del FR-FdT, Rodrigo Molinos, acompañado de Luis Samyn Duco, prosecretario administrativo de la Cámara de Diputados de la Nación. De este modo Molinos deja atrás al denominada zamorismo.


De acuerdo con lo detallado por Sergio Massa, el ex funcionario de Julio Zamora y hombre vinculado a la educación, Luis Samyn Duco, junto a Rodrigo Molinos, serán los responsables del “desarrollo de agenda local e institucional de la ley de creación de la Universidad del Delta”. “Tendrán a su cargo todo el armado de la Universidad”, fue la explicación oficial