Semblanza de una militante que lloró su ausencia al igual que millones de personas

La muerte de Perón la encontró en la Facultad de Sociales


Por: Magui Gagey*

Cuando nos enteramos ese trágico 1 de julio, a pesar del dolor salimos, nos organizamos. Éramos militantes de la JUP (Juventud Universitaria Peronista ) Montoneros. En la antigua Facultad de Sociales construimos un dormidero. Juntamos colchones, ropa de cama , sillas , ollas, platos , vasos, tazas , ropa de cama, toallas y otros enseres para asistir a l@s miles de compañer@s de todas las edades , del país federal y otras latitudes que formaban una cola interminable para despedir al General.


Fueron 3 largos días bajo la lluvia, llevábamos mate cocido apenas amanecía, trasladábamos a la Facu a quienes necesitaban descansar. Preparábamos guisos para los almuerzos y cenas que eran distribuidos en las columnas de cumpas que lloraban la partida definitiva del general.

No había consuelo, éramos una multitud que lloraba su ausencia. Nos quedaban pocas certezas. Recuerdo que ante tanta angustia, el compañero responsable de Sociales , Leo y el Nene del Centro de Estudiantes, nos dijeron :" Fuerza , la lucha continúa , el peronismo será revolucionario o no será nada" .


Sabíamos que la oligarquía vendría por nosotr@s. La mayoría que no llegaba a los 30 años fueron secuestrados, torturados y desaparecidos.

Sigo convencida de que, a 48 años de la desaparición física pero no cultural, su inmensidad ideológica y de gran estratega nacional, y sobre todo humildad digna de los “Grandes próceres”, continúa vigente su legado. Continúa en nosotr@ y en cada un@ de los que no están y renacieron como flores en el prado: “La patria vive en cada compañeros/as”.


*Magui Gagey; dirigente del peronismo de San Martín. Responsable de la Agrupación "Daniel Rizzi"