Sebastián Galmarini y la satisfacción que el subsidio al Centro A.P.A.D.M.S.I quedó en buenas manos

A través de la Fundación del Bco. Provincia, el directivo de la entidad bancaria acercó, en su momento, un aporte que fueron usados en la compra de elementos de seguridad, de protección de Covid y de cocina.


En eso de construir lazos con la comunidad que exceda el mero marco financiero o si los números cierran tal cual realizaba la anterior presidencia en manos del macrismo que llevó al Banco Provincia a una situación calamitosa y desvinculada de todo vínculo con la gente, la actual conducción procura recuperar el perfil por el cual fue creada la entidad bancaria que lleva más de 100 años de vigencia (1886). Bajo dicha impronta fue que el director del Banco Provincia y vecino de San Isidro, Sebastián Galmarini junto al concejal Federico Meca, visitaron la Asociación Padres y Amigos de los Discapacitados Mentales de San Isidro (A.P.A.D.M.S.I). Oportunidad en que el directivo del banco acercó, en su momento, un importante aporte económico.


Galmarini y Meca, fueron recibidos por la presidenta y la vicepresidenta de la entidad, Nélida Sastre y Zulma Azuaga respectivamente, con quienes recorrieron las instalaciones y conversaron sobre el equipamiento adquirido a través de la Fundación Banco Provincia.


Durante la etapa de pandemia, esta organización recibió un monto total de $546.544 para la compra de equipamiento de seguridad, elementos de protección para Covid y ambos. Además de un freezer, una heladera, dos extractores y la instalación de dos aires acondicionados. La ayuda económica fue gestionada en el marco de los programas que impulsa la Fundación para contribuir al desarrollo y fortalecimiento de entidades intermedias.


“El Banco de la Provincia de Buenos Aires ha asumido un rol social como banca pública más allá de la asistencia financiera y consiste en acercar, a través de su Fundación, este tipo de soluciones a las instituciones intermedias reconociendo el valor de su aporte dentro de una comunidad”, explicó Galmarini.


Además, expresó: “Somos conscientes del esfuerzo que realizan quienes están al frente de entidades sin fines de lucro para generar solvencia económica y poder cumplir con el objetivo, en este caso el de acompañar en un proceso integral a las personas con discapacidad. Es gratificante poder contribuir, sobre todo luego de la difícil situación que han atravesado durante la etapa de pandemia”, finalizó.


Por su parte, la presidenta del Centro de Día se mostró muy agradecida y aprovechó la oportunidad para recalcar que el lugar tiene lugares vacantes para recibir a más personas con discapacidad severa.


A.P.A.D.M.S.I está ubicado en la localidad de Béccar y ofrece un espacio para el desarrollo de jóvenes y adultos con discapacidad mental brindando actividades recreativas, arte terapia, educación física, musicoterapia, talleres de cocina, huerta, manualidades y terapia asistida con animales.