San Martín: del cierre de Vidal, al programa "Haciendo Escuelas"

El intendente Moreira, junto a la Secretaria de Educación, Nancy Cappelloni, supervisaron la ejecución de obras en establecimientos locales


Pareciera que en nuestro país hay dos maneras de ver y hacer política. Por un lado, la que tendría que ser básica, pero en la actualidad no lo es: Velar por el bien común y querer que todos tengan salud, educación y alimentación. Por el otro, quienes consideran que esas tres cosas son para quienes tienen dinero y pagan por ello, y a los que no les alcanza, el Estado no tiene que asistirlos. La muestra más cabal de ello es la otrora gobernadora de la provincia de Buenos Aires y actual candidata a diputada por CABA, María Eugenia Vidal diciendo que no iba a abrir más hospitales o declarando que había en la provincia muchas universidades cuando se sabe que los pobres no acuden a ellas. Así como pasar el gobierno neoliberal de Juntos bajando al Ministerio de Salud a Secretaría y desfinanciándolo. Por el otro el actual gobierno (tanto nacional, como provincial) aumentando los presupuestos de salud y educación, para mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos.


Un claro ejemplo de ello es la ley nacional de Financiamiento Educativo N° 26.075. Dicha ley dio origen al programa Haciendo Escuela que en San Martín apunta a la mejora y el mantenimiento edilicio de todos los jardines, escuelas primarias y secundarias públicas del distrito, a través de un Fondo Educativo proveniente de la Nación, que la Provincia de Buenos Aires coparticipa con los municipios.


Esta semana, el intendente de San Martín, Fernando Moreira, junto a la secretaria para la Integración Educativa, Cultural y Deportiva, Nancy Cappelloni, visitaron la primaria N°49 y Secundaria N°36, que el Municipio puso en valor a través del Programa Haciendo Escuela.


“Acompañamos el inicio de clases presenciales, luego del receso escolar, en una de las tantas instituciones que estuvo en obra con el Programa Haciendo Escuela. Creemos en la educación pública y seguimos trabajando para que las chicas y los chicos estudien en las condiciones que se merecen, mejorando la infraestructura edilicia de los establecimientos, pero también con programas como Conectar de Nuevo para revincular a quienes perdieron contacto con sus escuelas durante la pandemia”. Manifestó Moreira durante su recorrida.


Mientras en algunos distritos los propios funcionarios pedían presencialidad a toda costa, y durante las vacaciones no realizaron obra alguna en los edificios educativos, en San Martín, aprovechando el receso escolar, se realizaron nuevos sanitarios y cloacas, se instalaron nuevos pisos en el patio y se pintó toda la fachada de las instituciones mencionadas.


Por otra parte, el Jardín de Infantes N°929, en Loma Hermosa, inició las clases con dos nuevas aulas, baños y nuevo mobiliario. Estas obras permitirán aumentar la matrícula de la institución.


Además, se realizaron tareas de pintura en el Salón de Usos Múltiples y fachada del edificio, y se puso en valor el patio con trabajos de parquizado.


Asimismo, el Municipio trabaja en distintas escuelas de la ciudad, como en el edificio del jardín N°906, la primaria N°25 y secundaria N°57 de Villa Maipú, donde se están colocando nuevas veredas; y se están haciendo obras en la escuela técnica N°3 de San Martín y en el Centro Educativo Complementario N°801.


También se terminaron obras de puesta en valor y arreglos en las escuelas primaria N°61 de José León Suárez; la primaria N°5 de Villa Lynch; las secundarias N°40 de Villa Ballester y N°33 de Villa Maipú, y tareas de impermeabilización en las primarias N°1 de San Martín y N°34 de Villa Ballester; el gimnasio de la primaria N°13; las secundarias N°6 de Villa Maipú y N°52 de Villa Libertad; el jardín N°913 y la escuela técnica N°2 de Villa Ballester.


Finalizaron los trabajos en otras siete instituciones de nivel inicial: Jardín N°914 y N°939 de José León Suárez; N°930 y N°922 de Villa Ballester; N°934 de Villa Maipú; y N°921 y N°940 de San Martín.


Estas obras incluyen construcciones y puestas en valor de aulas, salones, gimnasios, conexiones cloacales y eléctricas, nuevas cubiertas e impermeabilización, entre otras mejoras. También se suman a las recientes obras de instalación de gas completadas en nueve instituciones educativas.


La pregunta es, si en un año con pandemia se pudo hacer ello: ¿Cómo es que los que no hicieron nada durante cuatro años sin pandemia, hoy aparecen para explicar cómo se hacen las cosas?