San Isidro se suma a la campaña: “Qué la deuda la paguen los que la fugaron”

La misma tiene por objeto la recolección de firmas para respaldar el proyecto de Ley presentado en el Senado por el bloque del PJ-Frente de Todos.


A esta altura del partido, con todos los elementos político y jurídicos, nacionales e internacionales, puestos sobre la mesa no quedan dudas que la deuda contraída por el gobierno de Cambiemos con el FMI ha sido “ruinosa” y “otorgada de manera irregular”. Y como ha sucedido en más de una oportunidad, debió ser el peronismo quien saliera a saldar semejante entrega. Sobre la base de lo “ruinoso” y que fue “otorgado de manera irregular” fue que el bloque de senadores del PJ-Frente de Todos y a instancias de Cristina Kirchner presentó un proyecto que establece el cobro de impuesto a todo capital fugado ilegalmente a guaridas fiscales, EE.UU, por caso. Como era esperable, Cambiemos salió a cuestionar el proyecto.


A modo de darle mayor sustento y respaldo al proyecto y dejando a un lado la pirotecnia navideña que distrae y desorienta, la militancia del Frente de Todos se encuentra abocada en la recolección de formas. Cada uno de los espacios que integran el FdT se calzó la mochila al hombro y como si esto fuera el camino hacia una gran épica está recolectando firmas en todos los rincones del país. Así es como La Cámpora San Isidro realizaron durante toda la semana una serie de juntadas de firmas en el marco de la campaña “Qué la deuda la paguen los que la fugaron”.


“Este proyecto –explican desde el espacio que conduce en lo local el ex concejal Marco Cianni- busca crear un "Fondo Nacional para la cancelación de la deuda con el FMI" con dinero fugado al exterior. Para ello se gravará un aporte del 20% de sus bienes no declarados, porcentaje que podrá subir al 35% sino se declaran los bienes pasados seis meses de la entrada en vigencia de la misma”.

Al decir de los y las militantes que caminan la calle con dicha campaña, la sorprensa fue mayúscula toda vez que "nos encontramos, en barrios como Martínez, con mucha gente dispuesta en firmar" . Si la verdaderas victorias son las culturales, no la electorales, y más allá si la ley encuentra o no luz, resulta interesante observar que detrás de cada una de esas firmas subyace un marco de conciencia en torno a lo que implica tener los pies del FMI sobre las espaldas de la población.