Síndrome de Estocolmo: Macri procesado, resiste y busca impunidad

El juez Martín Bava asegura que el ex "ordenó y posibilitó la realización sistemática de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25.520" . Larreta, Vidal,Santilli, que fueron espiados, cerraron filas con Macri


“Desde su cargo de Presidente de la Nación, por lo menos en el período comprendido entre el mes de diciembre del año 2017 y finales del año 2018, (Macri) ordenó y posibilitó la realización sistemática de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25.520 y sus modificatorias, consistentes en la obtención de información, producción de inteligencia, y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de derechos humanos”, dijo el juez Martín Bava al momento de procesar al expresidente Mauricio Macri por el espionaje a los familiares que buscaban respuestas acerca de lo sucedido con el submarino ARA San Juan, que se hundió en noviembre de 2017.


Como era de esperar, la reacción del ex fue acusar al magistrado de “persecución política”. Y cerrando filas, los y las máximas figuras de Juntos por el Cambio salieron a respaldar al procesado. Aún con la contundencia de las pruebas recolectadas Horacio Rodríguez Larreta, Diego Santilli, María Vidal, Mario Negri, Patricia Bullrich, entre otros, algunos de ellos espiados por la AFI macrista (Larreta, Vidal, Santilli), como quien se ve sometido por el Síndrome de Estocolmo, no dudaron en reiterar la “plena confianza” sobre la ética y conducta de Mauricio Macri.


Mediante redes sociales, Horacio Rodríguez Larreta, @horaciorlarreta, dijo:

Mauricio Macri no espió ni mandó a espiar a nadie. Confío plenamente en él. Claramente detrás de este procesamiento hay una fuerte persecución política.


No menos aplicado fue otro dirigente que fue víctima del espionaje ilegal por parte de la AFI :

Diego Santilli

@diegosantilli

Para construir la Argentina que queremos necesitamos una justicia independiente, con jueces que condenen a los delincuentes en vez de perseguir a los opositores. No tengo dudas de que Mauricio es inocente y que esta es una causa con claro tinte político.


Por su parte, otra que también padeció el espionaje ilegal, Vidal, con el síndrome a cuesta escribió en redes sociales:

@mariuvidal

Mi solidaridad con Mauricio Macri por una justicia que no es justicia y, jueces como Bava, nos avergüenzan. Ninguna persecución política nos va a intimidar ni a frenar. Los argentinos ya dijimos BASTA.


Si verdaderamente fuera el Síndrome de Estocolmo lo que induce a estas figuras a salir a decir lo que dijeron, podría ser entendible. Sin embargo, conociendo el derrotero político de los mencionados, no pocos especialistas se inclinan que” la defensa corporativa y en interés partidario” priva sobre la verdad y ética republicana.


Por lo pronto, el juez Martín Bava procesó al expresidente Mauricio Macri por el espionaje a los familiares que buscaban respuestas acerca de lo sucedido con el submarino ARA San Juan, que se hundió en noviembre de 2017. Si bien las denuncias por el accionar ilegal de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante la era Cambiemos fueron múltiples, ésta es en la que, por primera vez, un magistrado federal le asigna responsabilidad directa al exmandatario.


"El gobierno nacional que el imputado encabezaba espió ilegítimamente a los protagonistas de una de las mayores tragedias que se vivió en su gestión. Ello se hizo, entre otras cosas, con el objetivo de anticiparle a Mauricio Macri, cuáles eran los movimientos y los reclamos que existían en ese colectivo de familiares", escribió el juez Bava en la resolución que se conoció este miércoles por la tarde.


Según reconstruyó el juez, la AFI --desde su delegación Mar del Plata-- se dedicó a seguir, fotografiar e infiltrar a los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan entre diciembre de 2017 y finales de 2018. El accionar de los espías estuvo guiado por un objetivo: anticiparle a Macri cuáles serían sus reclamos en un tema que suscitaba el interés nacional e internacional.


“Desde su cargo de Presidente de la Nación, por lo menos en el período comprendido entre el mes de diciembre del año 2017 y finales del año 2018, (Macri) ordenó y posibilitó la realización sistemática de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25.520 y sus modificatorias, consistentes en la obtención de información, producción de inteligencia, y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de derechos humanos”, dijo el juez al describir la imputación a Macri.


“El Gobierno Nacional que el imputado encabezaba espió ilegítimamente a los protagonistas de una de las mayores tragedias que se vivió en su gestión. Ello se hizo, entre otras cosas, con el objetivo de anticiparle a Mauricio Macri, cuáles eran los movimientos y los reclamos que existían en ese colectivo de familiares”, sostuvo el juez en la resolución de 171 páginas.


Pero para Bava, “las más altas autoridades de la Agencia Federal de Inteligencia estaban en pleno conocimiento de las acciones ilegales que realizaban en Mar del Plata” y “le retransmitían estas acciones al Presidente de la Nación”. Y se aseguró que por más que imputados hayan intentado “justificar la legalidad del informe” sobre los familiares de las víctimas del ARA San Juan, “estas personas no implicaban de ninguna forma una amenaza a la seguridad presidencial, por lo tanto, la confección de este informe es ilegal”.