Preocupación en el entorno de Santilli y Vidal

No es la agria agresión por la que atraviesa Juntos por el Cambio lo que tiene en vilo a los estrategas publicitarios, la cuestión es el mal caudal electoral de Vidal y un Santilli que, si bien podría imponerse sobre Manes se encamina a repetir el mismo escenario de derrota del 2019. Vuelve la mentira y falso relato en la campaña.


Por: Tano Armaleo. Por estas horas, el verdadero problema que enfrenta el entorno más íntimo que sostiene las precandidaturas de María Eugeni Vidal en CABA y Diego Santilli en provincia de Buenos Aires, no pasa por la virulencia verbal generada entre dirigentes como Elisa Carrió, Patricia Bullrich, Facundo Manes, Gerardo Morales, Fernando Iglesias, Wlado Wolff, al igual que allegados al espacio como Beatriz Sarlo, o infinidades de periodistas que bancan a Juntos por el Cambio. El problema estriba, radica en los magros resultados electorales que podrían dejar muy mal parados a Vidal como a Santilli, y al radicalismo que expresa Facundo Manes llegado el caso de que gane la interna frente al vice jefe de la CABA.

Por lo pronto, y a modo de sacar toda la mercadería a la vereda, el macrismo volverá a montar una campaña utilizando el falso relato y la mentira como argumentos discursivos. No lo harán los candidatos de manera directa, confían los responsable de la estrategia publicitaria. Devotos y confesos periodistas enrolados en la derecha macrista, y candidatos como Randazzo, serán los “voceros útiles” de la campaña de Juntos por el Cambio a la hora de castigar al gobierno nacional o provincial


De acuerdo con testimonios recogidos en las cercanías más íntimas de Vidal, la ex gobernadora, si bien tendría asegurada el triunfo de la Ciudad de Buenos Aires casi en sus manos, dicen que la preocupación es que “vemos que Santoro (Leandro, del Frente de Todos) está midiendo muy bien, está a menos de 10 puntos de diferencia y esto todavía no empezó”. De concretarse dicho escenario, y con un triunfo en las PASO, el larretismo que sostiene a la ex gobernadora podría verse debilitado en el plano interno.

En tren de especulaciones no falta quien considera que las elecciones generales de noviembre podrían modificar, a favor de Juntos por el Cambio, los votos que hoy evalúan obtener en las PASO. En la intimidad del macrismo temen que se dé un partido similar al del 2019. En aquella oportunidad, PASO de 2019, Macri obtenía el 32% de los votos y Alberto Fernández el 48%. Luego, en las generales la brecha se achicó. Ganó el Frente de Todos con el 52% de los votos; JxC quedó a escasos puntos.

Los que diseñan la estrategia electoral de Vidal, temen que Vidal termine planchada en un piso muy distante del 56% obtenido por Larreta en el 2019 ante el Frente de Todos que mordía cerca del 36% de los votos. “Si me preguntas hoy, lejos del clima electoral, te digo que estamos muy por debajo del 55%”, confían para agregar: “el tema no es este, la cuestión que estamos viendo es que Leandro (Santoro) viene creciendo; no sabemos cuál puede ser el techo”.

Si un tanto desalentador es el panorama electoral de JxC en CABA, no menos resulta serlo en la provincia de Buenos Aires. La disputa entre Manes y Santilli, que puso en evidencia el desmadre y descontrol interno, está poniendo en dudas la capacidad electoral de Juntos, así se llama la alianza en la provincia de Buenos Aires; atrás queda Juntos por el Cambio. Y atrás también parece quedar defender lo que fueron los gobiernos de Macri y Vidal.

Mientras Facundo Manes toma distancia y, ahora, luego de haber sido parte (asesor) del gobierno de Vidal, no ahora críticas sobre ambas gestiones, Santilli opta por no referirse a la gestión de la ex gobernadora. El vice jefe de la CABA, prefiere concentrar esfuerzo en recolectar votos a partir de su imagen.

No pocos auguran que la interna entre Manes y Santilli tendría como ganador al “pollo” de Horacio Larreta. Sin embargo, el radicalismo apuesta a que la historia radical pesará finalmente a la hora de votar: creen ganarle las PASO a Santilli.

En la mesa chica de Santilli, estiman que entre el apoyo de intendentes PRO , entre ellos Jorge Macri, y algunos radicales como Posse, ambos aportantes de importantes votos en la 1ª Sección Electoral, finalmente terminarán por desbancar las aspiraciones del mascarón de proa que puso la cúpula dirigencia la UCR para caminar la provincia: Facundo Manes.


En Juntos a todavía “pesa, para mal, la gestión de Vidal”, así lo describen varios intendentes, que se tradujo en una derrota importante frente a Axel kicillof, más de 14 puntos fue la diferencia: 52,18% contra 38,49%. Y todo indica que se podría repetir un escenario similar, en cuento a diferencia porcentual se refiere. Ambos espacio estaría acaparando más del 75% de los votos dejando atrás otras aspiraciones electorales.