Posse quedó atrapado por las galaxias del Materno Infantil

El Personal de Salud del Municipio ilustró y decoró pasillos y salas de espera. La idea es que los chicos estén lo más relajados y cómodos posible.

Con el entusiasmo de saber que viene de una interna radical que lo posiciono fuertemente en la estructura del radicalismo provincial, y nacional, el intendente Gustavo Posse arrancó la semana (ayer) recorriendo el trabajo de pintura artística que decora el Hospital Municipal Matero Infantil local. Los trabajos consistieron en una serie de pinturas, de fuerte impacto visual parea los chicos, que decora salas y pasillos del mencionado nosocomio. La idea del proyecto corrió por cuenta del personal de la salud.

“Amo este hospital, hace muchos años que trabajo aquí. Adoro a los niños. Con esta propuesta buscamos hacer más ameno el ingreso a los consultorios. Que los chicos se puedan distraer y vivir el hospital como algo lindo y no negativo”, expresa Rebeca Martínez, encargada de la guardia del Hospital Materno Infantil de San Isidro, que junto a pediatras y enfermeras intervino artísticamente las salas de espera y pasillos.


La nueva sala “galáctica” está ilustrada con una nave espacial, los planetas, la luna, el sol y las estrellas. Allí se realizan distintos análisis clínicos. “Quedó increíble, les encanta a los chicos. Nos ayuda a contener a los más pequeños”, sostiene Andrea Alfieri, directora administrativa que también participó en esta iniciativa.


En otro sector, el pasillo fue “ploteado” como si los niños estuvieran en una selva, con mucha naturaleza, fauna y árboles.

“Es un enorme gesto de amor, el personal adaptó las salas y pasillos para que los chicos se sientan más protegidos y alegres. Se nota que lo desarrollaron con el corazón. Es una gran alegría que el hospital se encuentre en estas condiciones y que tenga este personal humano”, destacó el intendente Gustavo Posse.


Vale mencionar que el Materno, “el de mayor complejidad médica de zona norte”, fue renovado hace un año y medio. Actualmente cuenta con una guardia de 1.100 metros cuadrados, con un shock room, 16 boxes de observación, consultorios informatizados, sistema de climatización alimentado con paneles solares, tablets en sala de espera y patio interno con jardín vertical.


Por la guardia del Materno pasan más de 300 pacientes por día. Con 28 especialidades y 180 médicos, recibe alrededor de 274.500 consultas al año y realiza casi 2.000 partos.