Movilización en el Paseo de la Costa

Será mañana a las 11. Agrupaciones locales cuestionan la rehabilitación del tránsito vehicular durante los fines de semana. Adhesión de sectores políticos y culturales.

Foto archivo


Por: Tano Armaleo.- Con el título de “volvamos a defender nuestra ribera”, diversa agrupaciones vecinales, entidades culturales y vecinos en general se estarán movilizando al Paseo Costero de Vicente López luego de que el municipio reabrió el vial a la circulación vehicular durante los fines de semanas y feriados. La movilización se producirá el sábado 18, a las 11 en San Martín y el río; “nos convocamos para proteger lo nuestro”, reza el escrito que por estas horas difunden los autoconvocados.


No es la primera marcha y movilización que se presenta en el vial costero. La historia recuerda que desde el mismo momento en que Enrique “japonés” García,con fondos del gobierno de Cristina Kirchner da impulso al proyecto que hoy se conoce como Paseo de la Costa, un variopinto sector de la comunidad salió a rechazar el mismo. El argumento esgrimido por agrupaciones vecinales, sectores políticos, concejales y organizaciones ambientalistas radicaba en que el proyecto produciría impacto ambiental, se cercenaría espacio costero y, al igual que se expresa en la actualidad “la comunidad pierde el derecho a disfrutar espacio verdes”.


Similares a otras convocatorias, donde el perjuicio ambiental se pone de manifiesto, por caso, la construcciones de torres en zonas prohibidas por el Código Urbano que logran materializarse gracias a las mentadas Ordenanzas de Excepción sobre la cual Jorge Macri hizo un verdadero festival en beneficios del sector inmobiliario, la marcha del sábado sumó la adhesión se centros culturales, sindicales y políticos. Entre estos últimos se ubica el Partido Justicialista que preside Néstor Baches; radicales alfonsinistas, Alejandro Terceriro y Néstor Ríos; y socialistas como el ex concejal Carlos Roberto, entre otros.


De este modo, y una vez que las expresiones vecinales se expresen libremente, el Vicente López macrista volverá a ser testigo abierto de reclamos por daños ambientales. Las marchas más estruendosas que logró sumar miles de firmas se refieren a las construcciones de torres que se ve facilitadas, en su inmensa mayoría, por un Ordenanza de Excepción; facultad y atributo legal que tienen los Concejos Deliberantes. Sin embargo, estas legalidades resultan ilegítimas para no pocos vecinos de Olivos y La Lucila -casualmente donde el macrismo gana muy cómodamente-, que insisten con la lógica del caso, con la campaña "No a las Torres". Detrás de cada torre subyace una pérdida considerable de espacio verde, perjuicio ambiental, desvalorización de propiedades, y el serio colapso del sistema de servicios; confían agrupaciones como "La Isla", y del Puerto de Olivos, respectivamente.