Malena Galmarini no discrimina: atiende a la Ciudad de Buenos Aires con tecnología de punta

Frente al desmedido avance de grandes torres, el colapso del sistema de agua potable y red cloacal es una realidad concreta. AySA se hace cargo de mejorar el servicio en barrios como Flores, Caballito, Belgrano y Las Cañitas


No es ningún secreto que la voracidad inmobiliaria de la derecha que gobierna la Ciudad de Buenos Aires desde hace más de 15 años, ha generado un fuerte deterioro en materia de impacto ambiental. No menos complicada es que la infraestructura urbana, sistemas de cloacas y red de agua potable, sufre el daño; en algunas zonas se encuentra colapsada. A partir de dicha realidad, la empresa AySA, presidida por Malena Galmarini, se encuentra trabajando en mejorar la presión de agua a distintos barrios de la Ciudad. Se trata de la renovación de 7.000 metros de redes secundarias de agua de hierro fundido por redes con material PEAD (Polietileno de alta densidad).


A diferencia de la anterior gestión (Juntos por el Cambio), el actual gobierno no pone reparos, mucho menos discrimina a la hora de atender las necesidades populares. Cualquiera sea el signo político. Sabido es que no pocos intendentes del conurbano padecieron, y denunciaron, a Macri y Vidal por no remitirles fondos y concretar obras.


“Son obras en los barrios de Flores, Caballito, Belgrano y Las Cañitas pero que a su vez mejorará el servicio en barrios aledaños”, indicó el inspector de redes de agua y cloaca, Arq. Alfredo Rossi. Las primeras tres obras ya se encuentran terminadas, mientras que la renovación de red de Las Cañitas está ejecutada al 60%, con un plazo de finalización estimado para fines de noviembre.


El PEAD, material con el que trabaja la empresa desde hace años ofrece mayor durabilidad, y principalmente no genera sarro ni incrustaciones que obstruyan el bombeo del agua potable hacia los usuarios, contrariamente a la antigua tecnología disponible que empleaban todas las prestadoras de agua y saneamiento.


El integrante de la Dirección de Redes explicó que el método elegido para estos trabajos de renovación no es el tradicional trabajo a zanja abierta que se practicaba desde la época de Obras Sanitarias, sino una técnica más moderna, se trata de microtunelería o ‘Tunelería Dirigida’. Es un método implementado por AySA para la renovación de las tuberías que "facilita mucho el tendido de la red y principalmente evita molestias a los vecinos porque los trabajos van por abajo de la vereda”.


Rossi además enumeró los beneficios del método empleado: “Se abren unas pocas ventanas de ataque, 3 o 4 por cuadra y no se rompe toda la vereda. Esto redunda en una intervención más limpia con menos tierra, barro y concreto roto. Menos invasiva para los vecinos que transitan a pie y con menores costos y tiempo para el posterior cierre. Por otra parte se reducen los riesgos de interferencias y rotura con redes de electricidad, gas y fibra óptica”.

300x250.gif
350x320 junio.gif