La UCR está que trina con el macrismo, teme perder en noviembre

Interna no saldada


Por: Tano Armaleo.- Los resultados de las internas (PASO) dentro del espacio de Juntos, en lo que a provincia de Buenos Aires se refiere, puso de manifiesto que el radicalismo continúa teniendo un claro control electoral fuera del conurbano sobre el macrismo. Facundo Manes, identificado con los colores de la UCR, se impuso en el interior profundo, mientras que Diego Santilli copó la parada en el conurbano donde se concentra el mayor caudal de votantes. El problema de fondo -que viene de arrastre- es que los “boinas blancas” no están dispuestos a seguir siendo socios pasivos en el espacio. Además, son los que evalúan que nada está garantizado para las elecciones generales del 14 de noviembre.


“Nos bancamos cuatro años siendo furgón de cola de ellos (por el PRO), no estamos dispuestos a seguir siéndolos”, se escuchó decir en las cercanías de Manes. Una postura que revela que la crisis dentro del espacio no está resuelta. Tanto que a la fecha, Santilli no termina de cerrar y amalgamar con el resto de sus socios electorales (la psiquiátrica Elisa Carrió incluida) una línea clara para enfrentar las elecciones del 14 de noviembre.


Si bien Santilli tuvo el apoyo de intendentes radicales, tal el caso de Gustavo Posse, acérrimo crítico de la dirigencia de la UCR a quien tildó de “servil” del gobierno de Juntos por el Cambio, el capitalino devenido a candidato provincial no está a gusto con sus socios. “El Colo (por Santilli) está acostumbrado a la rosca y peso político que Horacio (Rodríguez Larreta) hace valer en CABA, y no entiende que esto es la provincia, es el conurbano, hay intendentes y políticas que hay que respetar e interpretar”, comentaba por lo bajo un intendente que comulga en el altar de Juntos por el Cambio.


Intendentes como Jorge Macri, Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Néstor Grindetti (Lanús) son esas voces que repiquetean en la humanidad de Diego Santilli a la hora de explicar que los “códigos políticos y las historias existen, hay que respetarlas”. No es ningún secreto las fuertes diferencias que supo tener, hasta no hace poco, Jorge Macri con Diego Santilli, por ende, con Horacio Larreta.


Por lo pronto, la UCR que ha puesto a Manes como escudo protector de un radicalismo que no termina de ponerse de pie, no quiere salir a ganar la calle, hacer campaña, si previamente no definen la cuota parte de poder que ellos entienden le corresponde. El larretismo no parece muy dispuesto a pagar por una dirigencia a la cual considera “poco y nada les aporta”.

La interna no resuelta en Juntos, aquella que enfrenta a Diego Santilli con intendentes como Jorge Macri, por caso, o los reclamos del radicalismo, han encendido ciertas luces de alarma en el espacio. Con un resultado en las PASO que si bien los ubicó como la alianza más votada (38% sobre 34 del Frente de Todos), lo cierto fue que perdieron cerca de 500.000 votos con respecto a las elecciones del 2019. El pasado 12 de Septiembre cosecharon 3.1 millones de votos. Además, esos cuatro puntos por arriba del Frente de Todos no les dan la garantía de un triunfo electoral en noviembre, interpretan y analizan los más sensatos dirigentes de Juntos.


300x250.gif
350x320 junio.gif