La pesada herencia de Macri y el FMI: diputados de EE.UU piden suspensión de pagos de la deuda

Coincidentemente al encuentro de Sergio Massa con un legislador que responde a Biden, diputados demócratas presentaron un proyecto exigiendo al FMI la suspensión de los pagos de “todos los servicios de la deuda” a la Argentina y otros países deudores hasta que concluya la crisis global causada por el COVID-19.


Así como el Papa Francisco, Angela Merkel, y Emmnuel Macrom, Putin, Lula, Mujica, Evo Morales, entre otros, vienen planteando una surte de nuevo orden mundial que ponga equidad en lo que a relaciones económicas y comerciales se refiere, especialmente en lo vinculado al pago de deudas externas que tienen los países, al mismo escenario parece estar sumándose el presidente delos EE.UU, Biden. No por casualidad, luego de la reunión del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Gregory Meeks, cerca de setenta legisladores demócratas presentaron en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos un proyecto de Resolución que solicita a la Casa Blanca que exija al Fondo Monetario Internacional (FMI) la suspensión de los pagos de “todos los servicios de la deuda” a la Argentina y otros países deudores hasta que concluya la crisis global causada por el COVID-19.


Una buena señal para el país que, producto del endeudamiento (44 mil millones de dólares) emprendido por Juntos por el Cambio en negociaciones irregulares con el FMI y millones que nadie sabe explicar dónde fueron a parar, hoy se encuentra ante la imposibilidad objetiva de asumir aquel descabellado acuerdo. Frente a esto, y más allá de la pandemia, el gobierno de Alberto Fernández reclama una postergación, no menos de 10 años, de los pagos y quita de intereses.


La iniciativa de los diputados estadunidenses fue presentada con el nombre de “Una Contundente Respuesta Global a la Pandemia del COVID-19”, y la misma establece que la Casa Blanca, a través de la Secretaría del Tesoro, reclame también al FMI que “relaje los objetivos fiscales de todos los programas” acordados o por acordar con “los países que están buscando financiación” en ese organismo multilateral, mientras la pandemia continúe.


El proyecto además propone que el director de los Estados Unidos en el FMI vote a favor de la emisión de al menos 3 mil millones de dólares en Derechos Especiales de Giro (DEG) para que “los gobiernos tengan acceso adicional a recursos financieros para responder a la pandemia global del COVID-19″.


La iniciativa legislativa, llamativa y novedosa por cierto, es la resultante del trabajo conjunto entre el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y Gregory Meeks, titular de la Comisión de Relaciones Exteriores del Capitolio. Massa -que avanza en total sintonía con lo diseñado por Fernández- y Meeks -hombre de estacha confianza del presidente del imperio del norte- tienen muy buena relación y ambos consideran clave el papel de Estados Unidos al momento de facilitar las negociaciones de los países deudores con el FMI.


Massa informó sobre esta acción en el Capitolio al Presidente Alberto Fernández y su ministro de Economía, Martín Guzmán, y será un argumento más cuando haya que explicar al board del Fondo Monetario Internacional que en medio de la pandemia es casi imposible aceptar un acuerdo de Facilidades Extendidas con plazo exiguo e intereses altos.

ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg

Categorías

300x250.gif