La Ministra Teresa García: no fue un simple hecho vandálico, quieren silenciar, no lo van a lograr

Así se refirió sobre el atentado perpetrado en San Isidro


A raíz del reciente atentado perpetrado en San Isidro sobre la Plaza por la Memoria, Verdad y Justicia ubicada sobre el Paseo Dardo Rocha, entre Saavedra y Monteagudo en Martínez, la Ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Teresa Garcia, salió a fijar posición y clarificar el complejo panorama que por estas horas viene sufriendo, particularmente, el oficialismo. Por esas cosas, seguramente nada casual, la verba marcista parece alentar y estimular no sólo la grieta, sino la virulencia social. Recientes acontecimientos así lo demuestra: ver linck en: El lado que no oculta Juntos por el Cambio


En cuanto al hecho puntual de San Isidro, la Ministra entre otros conceptos señaló en la carta a la cual accediera o Nuestro: “no se trató simplemente de un hecho vandálico, no se robaron la placa por el valor que pueda tener el bronce: taparon el recordatorio con cemento. Intentaron borrar la Memoria pero tienen que saber que no lo lograrán”.

No deja de llamar la atención que, así como Juntos por el Cambio, otras fuerzas políticas (de izquierda por caso o agrupaciones vecinales) nada dijeran aun sobre el tema.


Texto completo de emitodo por la Ministra


A pocos días de conmemorarse el 45° aniversario del último golpe de Estado cívico militar -que dejó como saldo 30 mil compañeros y compañeras detenidos desaparecidos- la vandalización de la placa conmemorativa del Paseo Dardo Rocha no puede ser entendida sólo como un hecho delictivo común.


Claramente estamos frente a una repudiable acción intimidatoria que pretende ocultar y opacar la memoria del pueblo sanisidrense, de las organizaciones de DDHH y de víctimas y familiares de detenidos/as desaparecido/as. Los autores de este atropello quisieran silenciar a estas organizaciones sociales y políticas que en 2012 lograron emplazar esta placa recordatoria de las víctimas del terrorismo de Estado en San Isidro.


No se trató simplemente de un hecho vandálico, no se robaron la placa por el valor que pueda tener el bronce: taparon el recordatorio con cemento. Intentaron borrar la Memoria pero tienen que saber que no lo lograrán.


Exigimos no sólo la urgente investigación para determinar responsabilidades sino también la reparación de este monumento que honra la memoria de nuestros/as detenenidos/as y desaparecidos/as. En este contexto, reiteramos nuestro pedido para que el gobierno municipal disponga el emplazamiento definitivo de la Plaza de la Memoria en el predio con su correspondiente señalización. La ordenanza correspondiente data de 1999, también tiene el diseño y la donación de la escultura aprobados. A pesar del avanzado estado de las gestiones, la Plaza de la Memoria aun no es realidad.


No van a callarnos, no lograran silenciarnos. Hoy y siempre levantamos las banderas de nuestros 30 mil desaparecidos/as.


Seguimos reclamando Memoria, Verdad y Justicia.