La llegada de Máximo Kirchner alienta a los “sin tierra”

Estaría asumiendo la presidencia del PJ de Buenos Aires en marzo. Alberto Fernández lo haría, solo que a nivel nacional


Por Tano Armaleo- El reciente anuncio del presidente Alberto Fernández al decir que aceptaría “encantado” conducir el PJ nacional si la dirigencia asume “de verdad” el compromiso de poner “en marcha” al partido y ponderando la posibilidad de que Máximo Kirchner presida el PJ de Buenos Aires ya que constituye un “recambio que hace falta”, ratifica que los motores electorales están en marcha. Motores alimentados por una clara impronta diseñada a instancias de fortalecer el Frente de Todos donde una de la patas de la alianza, la Cristina Kirchner, no deja de analizar la política mirando no sólo el corto plazo. En ella también pareciera prevalecer el largo, por eso la inteligente jugada de Máximo en tierras bonaerenses.


Si bien el Partido Justicialista contempla que si el presidente de la nación “es del palo”, resulta más que lógico que también lo sea del PJ nacional. Lo fue Néstor Kirchner, no así Cristina por decisión propia. Sin embargo, nada de esto establece el PJ provincial.

Sin embargo, en esto de construir una Argentina con mayor respeto en la diversidad, y en el medio de una compleja virulencia opositora, especialmente la de Juntos por el Cambio que no duda en utilizar cualquier arma y argumento, se torna imperioso construir nuevos diques de contención y puentes. Así pareciera entenderlo el presidente al decir: “Siento que Máximo, por sus características, puede dar muchísimo. Es alguien con muchas convicciones y una conducta intachable, pero al mismo tiempo un hombre de mucho diálogo”.


Claro que el desembarco del presidente del bloque en tierras provinciales no es un trámite sencillo de digerir por parte de la actual conducción partidaria, y algunos intendentes también. Así como el actual presidente del PJ provincial, el intendente Fernando Gray mostró reparos, lo propio sucedió con algunos de sus pares que, ante los primeros anuncios, dejaron trascender cierto disgusto. En esta saga se ubica los jefes comunales Gustavo Menéndez, Juanchi Zabaleta, Alberto Descalzo, por caso. Si bien durante años evitaron democratizar el partido o habilitar internas, ahora pareciera agarrarles un ataque democrático repentino. Sin embargo, la llegada de Máximo podría representarles una ventaja: que la ley que impide la reelección de los intendentes entre en vigencia luego del año 23. Para esto, son imperiosas las manos de Juntos por el Cambio que tiene control legislativo y judicial en la provincia. Todo indica que los intendentes “amarillos” son los más interesando en que la ley entre en vigencia más adelante.


Sorteado este tema, los intendentes del PJ terminarán cantando junto a Máximo Kirchner “todos unidos triunfaremos”. Garantizada la reelección, el resto de la alquimia electoral del FdT, léase diputados nacionales como provinciales, seguramente quedara en manos de Kirchner y Sergio Massa.

Quienes están esperanzados con la llegada de Kirchner, son los dirigentes distritales y presidentes partidarios de los denominados distritos “sin tierra”. Vislumbran que así como en las últimas elecciones “las autoridades del PJ provincial desnaturalizaron el valor de la militancia al impedir presentar listas cercenado el derecho a elegir a nuestro y nuestras compañeras” a fin de dirimir pasiones, ahora, se podría abrir una nueva puerta.

Muchos de ellos, como es el caso de Vicente López, aún le factura al PJ provincial el haberse desentendido de la realidad distrital. Así lo recuerda el Néstor Bachés, vicepresidente del PJ de Vicente López al decir que “a partir de un acuerdo espurio de cúpula sellado entre dirigentes que nada tienen que ver con el PJ y mucho menos con el distrito, nos prohibieron presentar lista, aun cuando teníamos todos los avales y exigencias electorales; somos el Partido Justicialismo y no nos dejaron participar, increíble”. Y agrega: tal vez, ahora, con Máximo se retome el respeto a la militancia, a la ética peronista, estamos decididos a jugar electoralmente, ir a internas y que nadie interponga intereses personales, o que te lleven a instancias no deseadas que no harían más que dañar al Frente de Todos”. Sin decirlo, el dirigente está haciendo referencia a la posibilidad de echar manos a estructuras políticas como las que presentaron recientemente Adolfo Rodríguez Saá y Gabriel Mariotto, Compromiso Federal.

A diferencia de Vicente López, el otro distrito donde los sin tierra sí pudieron reivindicar el valor y respeto militante fue en San Isidro. En este caso, la interna fue disputada por dos pesos pesados del PJ: María “La Tere” García y Santiago Cafiero. Si bien no fueron ellos como cabeza de lista, si alentaron avalaron a los y las candidatas.

ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg
Sigue "LO NUESTRO"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Categorías

Monteverde 3297 | Olivos | Vicente López | 4794-6638

Presentado por